Friday, April 29, 2005

Un Par de Reflexiones, Parte 10: Todo a Última Hora...

¿Cuántas veces te ha pasado esto? Estar amaneciéndote haciendo un trabajo que debes entregar la mañana siguiente y que para el cual tuviste semanas de plazo. Creo que en muchas ocasiones te ha sucedido, verdad?, no te regaño, a mí también me ha sucedido... Hace un tiempo atrás estaba en el laboratorio de computación de mi Universidad y, en ese lugar, supuestamente hecho para tener equipos destinados a la educación, vi más que nada usos de PC para ocio: chat, MSN, sitios de canales de TV, etc. Para un estudiante de Universidad creo que cada tiempo libre es vital para adelantar algo pendiente, pero, como casi todo habitante de la tierra, prefiere dejar todo al último... Analizando esto creo que es por varios factores: una, por crianza; dos, por orden de prioridades y tres, por disposición al trabajo. Creo que muchas veces la manera que tienen los padres de criarte, en vez de ayudarte en algo, te termina arruinando la vida o dejándote los tremendos vacíos, salvo contadísimas excepciones, ya que no es una educación comprensiva sino que es una educación tremendamente restrictiva, con una cantidad demasiado alta de "NO!!!" como para que alguien se sienta lo suficientemente confiado en su intuición o en su capacidad de experimentar, se fastidia de lo que hace, de lo que le obligan a hacer, de todo.

Al tener este asunto como primer punto es obvio que el segundo, el orden de prioridades, es más que nada egoísta: hacer las cosas como yo pienso que está correcto hacerlas y lo que yo quiero hacer, nada más... el resto puede esperar. El tercer punto es una consecuencia de los dos anteriores: al tener una crianza tan restrictiva y eso causar que no tengas ganas de poner nada de lo que tienes que hacer antes de lo que quieres hacer, es más que obvio que tu disposición al trabajo será muy baja... lo que causa que estés haciendo todo a última hora. Viéndolo así se nota que no es lo mejor que puedes hacer, sino que existe otra solución: pues bien, yo siempre me he opuesto a las obligaciones pero, temporalmente, éstas no hacen más que aparecer (por un hecho de que, si éstas no existieran, nadie haría nada - el ser humano es sedentario, lamentablemente) y pienso que es mejor hacer las cosas apenas te aparezcan al camino, porque así podrás disfrutar de tu tiempo libre con libertad y no estando sujeto a nada que te esté acechando mentalmente. Mi pensamiento personal es diferente al de las demás personas, creo que no hay mejor forma de enseñar que no sea la práctica y una práctica entretenida (no sé quién dijo que las cosas no podían hacerse con una sonrisa en la cara), con teoría en suficiente cantidad, nada más... no gastar tiempo aprendiéndote miles de posturas de otras personas acerca de un mismo tema. Sin embargo, soy una persona entre un mar de quienes defienden el disciplinamiento y el control social como el estandarte del trabajo bien hecho, siendo que provoca miles de represiones que, tarde o temprano, serán expresadas de maneras increíblemente notorias. Recomiendo no hacer nada a última hora, recordar que esas horas son de descanso y usar todo ese tiempo libre de la semana para poder adelantar materias, para así poder disfrutar... te mereces disfrutar mientras la visión de trabajo general sea tan cansadora y aburrida, hasta que, cuando cambie el esquema que conoces, harás todo con tanto gusto que no dejarás de lucir tus dotes y tu gran habilidad... es cierto que la sola idea da náuseas pero no hay que ser muy inteligente para ver que tengo razón y que, tarde o temprano, este experimento vale la pena, jajajajajajajaaa!!!

No comments: