Thursday, May 18, 2006

Un Par de Reflexiones, Parte 12: ¿Saber o Conocer?

Ufff... tiempo sin escribir por estos lados. Le he dado como bombo en fiesta a mi otro blog ( http://sakakius.blogspot.com ), pero he decidido añadir este artículo producto de múltiples sinapsis neuronales a destajo... acá, donde me tocó estar, en Occidente, se cometen errores de léxico que pueden llegar a ser abismales y garrafales, como equiparar el saber del conocer. A simple vista parecerían expresar la misma cosa, pero no... a mis ojos (que son muy particulares si llegamos a compararme con el ser "promedio" intelectualmente hablando) son cosas que pertenecen a polos opuestos en el arte de indagar, debido al origen del cual ese elemento (que llamamos "conocimiento" o "sabiduría") emerge.

El conocimiento es empírico, viene de investigar o leer, muchas veces (y muy a mi pesar) se le coloca en el pedestal de la completa certeza siendo que, como todo lo que es meramente sensitivo, tiende a fallar de un momento a otro y justo cuando nosotros necesitamos que no falle (típico, la Ley de Murphy en funcionamiento). Sucede que, por estos sectores del mundo, se ha vuelto necesario el comprobar que todo es tal como se ve, aunque no sea para nada así... nadie sabe en realidad el origen de cada cosa sino que han tratado de repetir desde el paso 2, que ya es cuando todo se manifiesta. El origen, como toda parte trascendental de nuestra existencia, está bajo un velo de misterio y lo suficientemente a salvo de las garras de aquellos que intentan desmenuzar hasta la fibra más íntima de la existencia colectiva (uf, que estoy escribiendo bonito, jajajajaja!!!), porque, de ser descubierta, se acabaría el origen como tal o sería inducido... me explico, es como la clonación o la fertilización asistida, se consigue crear a un humano, pero... antinaturalmente. El conocimiento muchas veces va por el lado de la antinaturalidad, no lo considero como una ofensa a las fuerzas creadoras de la tierra, pero siento que un proceso alterado puede traer como consecuencia un producto alterado, aunque promete traer a la luz una infinidad de productos similares... Pienso muchas cosas acerca de la gente que se dedican a conocer en cada ámbito de la vida y, muchas veces, choco de nariz con el asunto de la repetición... no es malo absorber conocimiento ajeno, siempre y cuando lleguemos al punto de personalizarlo, de tal manera que encaje con nuestra individualidad... ¿de qué sirve hacer zapatos si los intentamos fabricar todos de la talla de quien nos enseñó?, es así de simple... y es, lamento decir, lo que siempre veo (y me vuelve loca, jajajaja!!!) , la fabricación a niveles alarmantes de zapatos que no encajan con quien los desea usar.

Muchas veces me han dicho y supuesto que yo leo mucho y no es así, yo apenas leo lo suficiente como para poder situarme en el punto donde andan metidas las diferentes corrientes de cada cosa (hecho que es algo complejo, pero que realizo) sin intentar meterme en ninguna. He comprobado que las religiones y ciencias son las más convincentes a la hora de acarrear ovejas al corral, debido a su caracter casi de Ley (¿o tendría que decir Mandato Divino?) y a que la gente está acostumbrada a seguir órdenes... es como una retroalimentación como las pelotas, pero efectiva hasta que alguna de las partes colapsa... y siempre colapsa, porque, aunque me he empecinado en buscar gente que bajo estas reglas de baja categoría se sientan en paz, no he encontrado una sola. Así se mueve el conocimiento... como reglas y son esas reglas, las que prometen nuestra libertad, nuestras carceleras, pero no se puede buscar la liberación afuera... sino que hay que ir hacia adentro. Pensémoslo de esta manera... muchas veces intentamos tapar el fuego con más fuego, ir de una creencia a otra, reemplazar una dieta de calorías con otra de carbohidratos, cuando lo opuesto es... LO OPUESTO!!! Si hablamos de matemáticas, lo opuesto de la adición es la sustracción, verdad? Pues... así es como hay que ver TODO lo que nos concierne y no empezar a hacer variantes dentro de la misma línea, sino que descartar esa línea cuando vemos que no nos funciona. El opuesto de la línea del conocimiento es la Sabiduría, la vertiente que apoya el autodescubrimiento más que la mera repetición de esquemas. Yo tiendo a producir más que consumir y eso lo demuestro con cada línea que redacto, y ese producir, sin referencias más que mi propio punto de vista, podría llamarse sabiduría... la sabiduría es una especie de certeza interna que te impulsa a exponer un determinado punto de vista o, más bien dicho, es la palabra precisa en el momento preciso. Creo que tiene que ver mucho con el sincronismo con aquella inteligencia universal que llamamos Dios o como deseen llamarle, la cual hace que accedamos a nuestros archivos más ocultos y valiosos... es el alma de nuestro cuerpo, mientras que el conocimiento es la mente. Nosotros sabemos que tenemos mente, pero dudamos de nuestra alma... por el simple hecho de que, muchas veces, nos olvidamos de que sabemos y nos inclinamos a lo que conocemos, o sea, nos situamos en el afuera, causando eso que he llamado "anorexia del alma". Sí, todos, de una manera u otra, somos anoréxicos del alma, le negamos la comida, que es el sentimiento y la fe, para alimentar al conocimiento, a la mente, la cual casi siempre se vuelve contra ti y te termina mandando al sepulcro de maneras poco dignas. La Sabiduría es el alimento y la manifestación del alma y, sí, puede ir cerca del conocimiento, pero no se pueden confundir y es necesario tener un cierto orden para poder hacer que produzcan milagros en nuestra vida... el orden es el siguiente: que la sabiduría produzca el impulso y que el conocimiento lo materialice y no al revés. Es el alma y el corazón el que proporciona el impulso vital que hace funcionar nuestras mentes... y, en el sentido abstracto, es la sabiduría quien moviliza al conocimiento. Ambas son hechas para interactuar, cumplen una misión en nuestra vida y en nuestro interior... ambas representan la naturaleza en parte material y en parte divina que poseemos... la clave está en poder complementar ambos extremos para llegar al punto de equilibrio que es donde todos necesitamos llegar. El cómo hacerlo ya es parte de la misión de cada uno, porque, si yo dijera mis maneras de hacerlo, produciría un conocimiento que se llevaría a cabo de manera exacta y provocaría lo contrario a lo que deseo... acá cada uno es el protagonista de su vida y, por lo mismo, tiene que ser protagonista de su propia evolución, yo nada más tengo la facultad de manifestar... espero que sea suficiente para que alimenten a su alma y, finalmente, hallen aquello que, bajo millones de libros, no han podido encontrar...

Nos vemos ^^

No comments: