Sunday, May 21, 2006

Un Par de Reflexiones, Parte 13: Idealizaciones...

Hay muchas cosas que no quiero... y una de ellas es ser idelizada. Saben, queridos lectores míos?, hay tantas cosas que me causan shock de esta tierra y una de ellas es la necesidad que emerge del fondo de las entrañas perdidas de la sociedad de buscar un referente para todo, como si el modelo exterior fuera el ideal, el conveniente, el único, el que DEBE SER. Las pocas personas que me conocen lo saben, yo no puedo convivir con las expectativas ajenas... alguna vez lo hice y fue como fumarse 200 cigarrillos diarios... una adicción que hace daño... y ahora, que estoy curada de eso, veo la idea de ser lo "ideal" con un asco comparable a nada. Todos caen en eso, en empezar a cubrir expectativas ajenas como si fuera la finalidad misma de la vida... es que nos han enseñado a ser personas "sociales", o sea, con una cara social, mientras que el mierdal interno que tengamos como consecuencia de esto se puede bien ir al carajo. No, eso es lo último que puede suceder... es cierto que vivimos en sociedades y todo eso, pero es necesario establecer límites entre lo que te pide el exterior y lo que eres capaz de hacer sin que te duela... porque eso no se mide, sino que, muchas veces, pasamos por sobre eso y nos lastiman duramente.

La Idealización es un manto muy pesado, lo he tenido en mis pequeños hombros y me dejó con la nariz lastimada de tanto que pasé en el suelo gracias a él... y es un alivio para los que te lo ponen encima. Es verdad que podemos hacer mucho por el resto, pero hay una medida para todo, incluido el acto de ayudar, porque hay que dedicarse un tiempo a sí mismo y lo que realmente representa tu necesidad inmediata. Hay quienes se han autodenominado "Maestros" y, sinceramente, tienen mi antipatía... acá nadie es maestro, todos somos alumnos... el maestro es sólo uno y no le gusta que le llamen así, por lo tanto, todos aquellos que se las dan de superiores los visualizo como seres que les encanta llamar la atención, ser seguidos, ser idealizados, sin saber pizca del problema en que se meten. Yo no me considero maestra, pertenezco a otro grupo de gente... para algunas personas soy muy especial, como un ejemplo, y gasto toda mi saliva explicando que pueden aprender cosas de mí, pero que prefiero compartir. No puedo volver a ese estado donde anduve metida años de años, bajo el yugo de ser perfecta... pude lograr visualizar el cartel de la perfección y son dos rocas que te comprimen el cuerpo. Son muy pesadas y no te dejan caminar... y es obvio, porque, si eres perfecto, no necesitas caminar... La perfección sí existe y está en aceptarnos como somos, ya que, de empezar con buen pie, todos tus frutos serán buenos... La idealización viene de la idea errada de la bondad... la bondad de occidente es como una balanza de un solo lado, donde no hay equilibrio sino exageración... el ser humano no puede vivir sin poseer equilibrio, por eso siempre veo tanto muerto viviente en busca de la blancura absoluta... La tierra es sabia y por eso nos da variedad de cosas... trasladándonos a mi terreno, es el sinónimo de que, como la naturaleza, nacimos para albergar millones de sentimientos y pensamientos dentro de nuestro ser... y ninguno puede ser menospreciado. Indagando un poco más dentro de mis palabras, la idealización es el racismo de las calificaciones, ya que, por su estrechez de miras, no puede aceptar que hay más que blanco y se empeña en borrar los otros matices, en un empeño que nada más hace que perdamos el tiempo y una energía muy útil en aquello que nos va a dejar con las manos vacías. Esto lo digo desde el fondo de mi alma, idealizar es tan tonto como intentar comer lo mismo todos los días o pensar que siempre amanecerá lloviendo... simplemente, no va... es un intento inútil por controlar todo lo que nos concierne como persona, de cambiar lo que tenemos adentro por algo más "aceptable" para aquellos que ni siquiera se aceptan.

La idealización es la raíz de un árbol que jamás dará frutos, por lo mismo, ya dejé de darle agua hace mucho rato... Miremos mi ejemplo de la blancura desde otro punto: en nuestra tierra hay personas de diferentes colores y, cuando vemos poca aceptación por parte de un grupo al otro, nos topamos con lo que conocemos como "racismo"... el origen de las diversas razas fue meramente ambiental, no es porque hubo de principio algo dentro de nosotros que nos hizo ser de un color determinado sino que, debido a los años y a la estadía en cierto lugar, nuestros genes adoptaron el envase que más nos sirve y lo reproducen en nuestra piel... lo mismo pasa con lo que producimos internamente... empezamos por el ambiente y luego internalizamos, así de simple. Las personas con expectativas sobre las demás son tan racistas como los del Ku Klux Klan, porque no tienen tolerancia para aceptar los diversos matices que puede abarcar la naturaleza humana... y me sorprende tristemente ver que este rasgo es considerado "normal", porque, a niveles internos, es mucho más devastadora que un antagonismo explícito. La verdad de las cosas, dentro de lo que es el idealismo, todos los que no somos "ideales" somos negros y los idealizados son los blancos, así de literal, simple y sencillamente. Como ven, la diferenciación suena radical, pero así es en esta vida que vivimos y que yo intento deshacer con mis manos día a día... la cosa no es ser negros y blancos, sino que poder complementar lo que nos hace dioses y nos hace humanos... todos tenemos esa semilla de logro que puede dar frutos, pero es asunto de cada cual el dónde colocarla y qué tipo de agua darle... siembra sencillez, aceptación y tu planta crecerá muy fuerte... no intentes, como yo durante tanto tiempo, plantar en una nube, porque la semilla se cae... hay tierra de sobra y es ahí donde cada semilla pertenece. Y es TU semilla, no permitas jamás que otro intente quitártela y plantarla por ti, porque es tu fruto y gracias a él podrás sentir que hiciste algo bueno en la vida...

Saludillos y hasta pronto ^^

1 comment:

Silent Enigma said...

Concuerdo plenamente contigo.
Me ha tocado observar cómo los ideales utópicos quiebran hasta las espaldas más fuertes.
Para ser feliz hay que saber muy bien a qué cosas se las puede observar desde la perspectiva de "El Bien y el Mal" y qué cosas sencillamente "son".
La mayoría de las cosas en la vida escapan al bien y al mal, son amorales.
Por último:
Si quieres dar de beber a los sedientos, debes tener tu vaso lleno y rebosante, sólo entonces puedes dar. De otro modo, el que morirá de sed eres tú. Cuida que tu vaso esté bien lleno siempre para poder así ayudar a quien encuentres sediento en el camino.
Gran Post, tremendo, yo lo he visto pasar y me parte el corazón. Tus palabras inspirarán a vari@s.

Silent Enigma