Sunday, May 18, 2008

Lluvia...

Como me dijeron por ahí, se largó a llover según lo previsto... Un cielo cubierto y gotas intermitentes le dan la bienvenida a la noche, invitándome a observarla tranquilamente con una taza de té en la mano y unos ojos reflexivos en mi rostro. El paisaje es ideal para salir a mojar los pensamientos y las penas, disolverlas bajo el llanto que el cielo nos muestra y purificar el alma ante tal maravilla de la naturaleza. No sé cómo nos volvemos tan inconscientes que dejamos de asombrarnos y sentirnos sobrecogidos ante lo hermoso de cada día, tan diferente al anterior, y nos sumergimos en una rutina empalagosa y cargada del pesar que sólo un humano es capaz de impregnar.
Cada gota de lluvia es una nueva razón para dar gracias a la vida y a todo lo que nos rodea y es un mensaje implícito de que, tanto gris como dorado, cada uno esconde su belleza y tiene su finalidad. Una lágrima vertida es el agua para nuevos sueños y una risa emitida es la invitación a que éstos germinen... como todo, nosotros tenemos a la mismísima naturaleza dentro de uno y quizás es cosa de un poco de lluvia para que nos demos cuenta de cuán involucrados estamos con la vida misma, más que con la particular...
Somos la vida en su máxima expresión...
Sakenne.

No comments: