Thursday, September 04, 2008

Canto XVII (Para Qué Poesía)

Nívea hoja no escrita
donde el existir plasmo
de aquella dicha fortuita…
Paso a paso recorro
el camino, la arboleda
que compone la vida.
Encuentro la luz a sus anchas…
invitación pura
al sosiego y descanso.
Encuentro penumbra y desdicha,
cadenas que aprietan,
que van asfixiando.
Tu voz retumba en sigilo,
a gritos percibo su tono,
a gritos retumba aquí adentro…
Preguntas inquietas y suaves,
risas alegres, serenas,
eterna bulla y silencio.
Y me pregunto, para qué poesía…
¿para qué poesía…
si es a ti a quien veo?
No encaja palabra,
ni canto, ni oda,
ni elegía, ni ruego…
No me alcanza expresión,
ni cálida ni amarga,
ni grito ni alabanza…
no alcanza siquiera
un suspiro bien dado
ni una lágrima en la distancia.
No alcanza nada que diga,
nada que haga…
nada que escriba…
No hay peso en mis manos
que equipare siquiera
a lo que aquí tiene vida.
Poesía, para qué…
si veo ojos que ciegan,
que ríen y encantan…
si veo risa de cristal,
dulce y permisiva
que nada equipara…
Poesía, para qué…
¿acaso estoy maldita
deseando este juego?
¿Cuánta alma requiere
crear palabras certeras
para arrullarte entero?
Qué suspiro me invade
mientras te abraza mi mente
y mi pecho se tensa…
Qué pesar me inunda
al no poder retratarte
en una caricia sincera…
Qué silencio aqueja
esta pobre alma,
mancillada por el tiempo…
sabiendo que puedo
y, sin querer, no puedo
pronunciar lo que siento…
Para qué poesía…
pregunta mi desgarro,
mi dolor, mi apremio…
para qué poesía,
pronuncia mi calor,
mi cariño, mi aliento…
¿Acaso hay manera
que, entre idas y vueltas,
un loco intento te roce?
¿Acaso hay un modo
que, entre palabras y sueños
mis pálidas alas te toquen?
Poesía tengo para ti,
aunque a ella cuestione
y a ella renuncie…
Regalo desde mi alma
que se vuelve un canto
mientras yo lo pronuncie…
Quieta paradoja me sacude,
mientras mi mente despierta
y mis sentidos se duermen…
Un modesto brillo me acoge,
una sonrisa a medias
en mi corazón se yergue.
Quizás esto es la poesía…
el murmullo de mi interior
haciéndose susurro y palabra…
Y para esto la poesía…
para intentar alcanzarte
aunque mucho me faltas…
Pregunto y la respuesta llega,
un vano pensamiento
en el aire se esfuma…
Puedo afirmar a los cielos,
iluminar con certeza
y despejar toda duda…
Para qué poesía, para qué…
preguntaba mi conciencia alada
mientras el mundo se mueve…
Fue creada para ti,
para mirarte a los ojos
y, entre mis letras, tenerte.

Sakenne.

No comments: