Sunday, September 27, 2009

Oda a los Depresivos Endógenos.

Franco Carcuro, el recientemente fallecido (mediante acto voluntario) hijo de Pedro Carcuro (mis condolencias), tenía algo en común conmigo: ambos sufrimos la llamada "Depresión Endógena". Esta depresión, quizás la más incomprendida de todas las depresiones que el ser humano puede sufrir, es - a mi parecer - la más peligrosa de todas, porque naciste con ella y te puede llevar al más allá cuando se le dé la gana y nadie te pille con medicamentos.

Acá extiendo un breve picadillo de las características de la depresión endógena.


A la depresión endógena pertenece la mayor parte de los cuadros depresivos completos (tetradimensionales) dotados de una sintomatología acentuada. Entre los síntomas suyos más propios -pero de ninguna manera exclusivos- sobresalen los siguientes: en el sector del humor depresivo (andar más triste que vals peruano), la anhedonia penetrante (exclusión de todo placer) y el sentimiento o delirio de culpa y los autorreproches (yo hasta a cabezazos me he agarrado y he rumiado por algo que hice... años atrás, etc.); en la sintomatología anérgica (poca actividad de linfocitos, por ende, sistema inmunológico como las tristes), la inhibición o lentificación psicomotora y la sensación de anestesia mental (o el síndrome "esto no me está pasando"); en los rasgos de la discomunicación, la falta de reactividad a los estímulos ambientales agradables y los brotes de desconfianza o irritabilidad; y entre los síntomas ritmopáticos, el insomnio tardío o terminal y el empeoramiento por las mañanas. Estos síntomas depresivos que acabamos de citar, en base a su fuerte valencia endógena, merecen el título de rasgos endomorfos.


Sospecho que mi depresión endógena la heredé de mi papá, un ser humano genio para muchas cosas, pero con menos habilidades sociales que una papa. Como mi viejo era viejo cuando me tuvo (43 primaveras, literalmente), hizo la típica cosa que hace un depresivo endógeno que no sabe qué es lo que tiene: volverse alcohólico. Mi papá tuvo su detonante (es decir, el momento donde todo el cuadro "despertó") cerca de los 12 años (muchas veces coincide con la pubertad) y, a partir de ese momento, se tomó todo aquello - aunque fuera un poco - alcohólico que pilló a mano. En su caso personal, no era alcohólico porque se le diera la sacrosanta gana, sino que era una respuesta ante el funcionamiento desordenado de su cerebro (explico: cuando un depresivo endógeno anda en plena crisis, siente como si su cerebro se mandara solo y el alcohol - siendo un depresor del sistema nervioso central - hace la vez de "antihiperfuncionamiento de emergencia", distrayéndote de las ganas de mandar todo a la mierda). No es raro ver personas depresivas sin tratamiento que se vuelven alcohólicas y que, empezado un tratamiento con psicofármacos, sienten que no necesitan más el alcohol o, algunas veces, depresivos endógenos en tratamiento que, en crisis, le echan mano a la botella más cercana... la botella es nuestra amiga (creo...).

Como iba diciendo, mi papá era ya era viejo cuando me tuvo y, para más remate, murió antes que la depresión endógena empezara a ponerse de moda. Antes de ello, le pusieron hasta unos dispositivos intramusculares de liberación prolongada para curarle el alcoholismo y se volvía loco, a tal grado de que, en una de sus crisis, se inyectó diluyente en las venas y sólo porque él tenía genes de titanio pudo salvar el brazo afectado. Yo fui diagnosticada a los 21 años, debido a una crisis que tuve cuando descubrí que mi ex ya había dicho 'next' y andaba con otra chica (fue tan fuerte la crisis famosa que me dio una pataleta al corazón) y, desde ese momento, estoy con tratamiento, lo cual (si bien no te deja saltando en un pie de la felicidad) mejora mucho la calidad de vida de un depresivo endógeno... a no ser que te pase lo que me pasó a mí.

Sucede que tuve que ir al ginecólogo porque andaba con dolores uterinos muy fuertes y me pillaron quistes... remedio: anticonceptivos; problema: anticonceptivos y trileptal se llevan mal; solución del doc: dejar de tomar trileptal...

... consecuencia...

Sakenne con la peor crisis de su vida!!!! (demasiado vergonzoso como para explicarlo detalladamente, snif...). En mi momento de mayor alharaca mental, le hablé a mi mamá en Chile y ella me dijo 'primero es tu salud mental, vuelve a los medicamentos' y hoy en la mañana me tomé mi trileptal otra vez. Si bien no me siento aún al 100%, al menos no me he intentado tirar de ningún lugar medianamente alto ni cortarme la yugular con una motosierra... algo es algo, jajajaja! La recuperación es lenta cuando uno pierde el hilo con los medicamentos y quizás deba cambiarlos (Litio es la opción más cercana), pero me alegro de sentirme mejor y no pensar con la parte más atribulada de mi cerebro, puaj!

Yéndome más en la profunda, la gente siempre me pregunta por qué los depresivos endógenos somos tan re suicidas: la respuesta es que, muchas veces, el tratamiento llega demasiado tarde y nuestro cerebro no responde como debería al aporte de felicidad empastillada que tomamos. He sabido de muchos depresivos endógenos que se han matado y es, predominantemente, porque el tratamiento de pastillas les hizo peor (a veces porque los doctores te recetan muchos medicamentos que interactúan mal entre sí) o porque emergieron temas psicológicos que, en el estado mental actual, son imposibles de abordar. No tiene que ver la familia en esto, los depresivos endógenos la llevamos por dentro, a lo Clos de Pirque, y decidimos suicidarnos para aliviar al entorno de aquello que, en crisis, consideramos "errores irreparables" (magnificamos una pataleta cualquiera hasta alcanzar límites burbujeantemente astronómicos). No es que la familia no apoyó lo suficiente (aunque siempre hay excepciones), simplemente lo vemos negro... y nos vamos a negro, eso es todo.

Para concluir el análisis "in situ" de lo que es la depresión endógena, cabe señalar que no es algo que uno pueda controlar a pura fuerza de voluntad y que, si conoce a alguien con este trastorno, trátelo con respeto y sin intentar cambiarlo ni dárselas de psicólogo sin cartón, que vivimos escuchando consejos cuando no son necesarios, grrr!!!

Saludos

Yo :)

1 comment:

Angelica said...

mmmm Me siento identificada con lo que escribiste....me siento identificada con Franco, vi la peli de Sean Penn después que él la citara en su escrito presuicida....me he sentido identificada con la peli también....Mi historia es reparecida a la tuya.... padre alcohólico, madre depresiva endógena con tto....Tuve una crisis en la que me di cabezasos literalmente cuando vi que el único hombre al cual podía amar en la vida (según yo) tenía otra y hasta tenía hijos(dos) y no me había dicho nada! hasta que lo descubrí cuando la otra fue a ver a mis padres para contarles. Heavy!

Mi padre se curó de su adicción cogiendo otra!!! ser cristiano protestante...Haz escuchado alguna vez algunas personas gritar en la calle dicendo lo que Cristo hizo en su vida??? mi padre es uno de ellos...Y ahora yo en calidad de divorciada y vuelta a casar, quiero verlo, no puedo porque él no quiere verme ni en pintura, pues Cristo le manda a que sea santo y yo soy una especie de inmunda??!!....My good!

A veces tengo mis períodos en que quiero morir y nadie me saca de eso...y me voy a la cama y no quiero levantarme mas! Pero debo reconocer que mi man es un gran hombre, que me habla, no me deja sola en mis períodos a pesar de que yo le digo que lo haga, me ayuda, me alienta y si necesita cogerme en brazos como un bebé lo hace....Eso me ayudado un montón!!!

UY! parece que me extendí mucho, disculpa!

Saludos!