Friday, August 06, 2010

¡De las Mechas!

¡Hola, mis queridos lectores! El día de hoy he andado con un humor de perros, quizás porque ayer estuve mal del estómago y dormí bastante a saltos… hasta tarde, pero a saltos. Tampoco ando con buen humor debido a que debo ir al dentista lo antes posible a hacerme una endodoncia y la última vez que fui a hacerme algún arreglo (una doble extracción de muela del juicio, puntualmente) me desmayé dos veces debido nada más que al estrés… ¡ugh! No sé, hay veces que la gente se levanta con los monos y yo – depresiva que soy – puedo andar así por un par de días o, en mis casos más graves, una semana a todo reventar… ya llevo dos días con los pensamientos revueltos, miedos irracionales (casi siempre asociados a Mattias no queriéndome más), reacciones alteradas y una extroversión poco común en mí. Es en este tipo de días donde me da rabia ver a mujeres en avisos de detergente y limpiadores y a hombres afeitándose y bebiendo cerveza para así conseguirse una chica para ligar. En estos días me molesta mucho más el machismo, el sexismo, la calentura, la frivolidad y todo eso y no puedo mantener la boca cerrada, para bien o para mal de muchos… ¡Argh, ni yo me soporto mucho estos días!

Más allá de ese fastidio que le tengo a mis propios arranques de mal humor, tengo la suficiente madurez y patas como para poder, al menos, intentar comprender el porqué de este cuadro actual… y creo que es netamente por estrés, debido a la antesala de la decisión de Migraciones, mi famoso encuentro con aquello que me daba fobia hasta hace poco (el dentista), los preparativos para volver a Suecia, Mattias que no vino a Chile por lo del dinero y que ahora anda siendo casi esclavizado por sus papás para que haga labores pesadas en Vimmerby y en la casa de campo de Locknevi (ayer lo picó una avispa, menos mal que no es alérgico y cicatriza rápido n_n), mi mamá que anda con su propio estrés a cuestas, etc. Me siento como una esponja de situaciones desgastantes y, como ya se me pasó eso de andar callándomelas todas, me agarro de las mechas con mis propias carencias y con los demás… No sé qué hacer conmigo en estos momentos, quizás un poco de Yoga me haría bien… ¿o no? ¿Quizás sí? ¿Ustedes qué creen?

¡Se me olvidaba! Como ustedes no andan acá ahora mismo, decido yo. Mejor me voy al Yoga antes de que se me pasen las ganas :) Wai Lana, ¡espérame!

Saludos a todos, tengan un excelente fin de semana y disculpen a su servidora estresada, ¿chi? Ó_Ò

Nos vemos en el siguiente posteooo… ¿Antes o después del dentista? ¡Hagan sus apuestas!

Yo =3

1 comment:

Caro Tere said...

haste la valiente y anda al dentista, yo igual me pongo nerviosa, lo que mas me carga, es acostarme en el sillón y que el dentista lo maneje (arriba-abajo) pero hay que hacerlo, prefiero ir antes de perder una pieza, xk verme con un hoyo entre mis dientes NOOOOO, cariños y buena semana para tí