Sunday, December 05, 2010

Craaaack! (…ay!)

Les juro, queridos lectores míos, que nunca le había dado la bienvenida a noches de sueño tan desastrosas como las últimas 4 – o quizás 5 – que he tenido… Es un horror, mi cuello parece de titanio y mi querido esternocleidomastoideo ya debe tener un nudo marinero de lo agarrotado que está!… Aguantándome el dolor (que a ratos es bastante y a ratos es más que bastante), hago sinapsis neuronal express y me atiborro a preguntas típicas de un domingo cualquiera con dolor de cuello:

- Será estrés?

- Será que estoy de cumpleaños el jueves y el cuerpo ya me está obsequiando los achaques típicos de la tercera edad?

- Será que necesito un reventón y que mi cuello se enderece solo en una nevada cuneta?

- Será que la almohada que uso tiene un microchip comandado por el gobierno de los Estados Unidos de América y que activa un mecanismo llamado “jodámosle el cuello a Sakenne” cada vez que tengo una buena idea?

- Será que soy tan cabeza dura que no hay almohada que me aguante, a no ser que sea de alerce europeo o piedra?

El otro día me percaté que mis hábitos dormilones están bastante fuera del protocolo de “un buen sueño para Sakenne”, despertando a mitad de la noche más doblada que carta de amante y con un dolor que me llegaba desde el cuero cabelludo hasta la mitad de la espalda. Yo seré muy estresable, estresada, tensa, neurótica, esquizoide, paranoica y hasta un poco psicópata, pero nunca en mi vida había dormido de tal manera que deseara no ir a la cama para no despertar peor, es la primera vez que me siento – literalmente – como pasada por una aplanadora y no sé qué hacer para apagarle el motor! Tendré que meditar, acostarme en una cama con clavos o irme a dormir a la nieve?, sólo mi pobre cuello lo sabe y sólo yo sé cuándo voy a agarrar un cuchillo y dejaré mi almohada como colador… si es que no se la pongo a Mattias primero, jujuju!

Han tenido dolores atroces de cuello, queridos lectores míos? Si es así, cómo lo han resuelto? Espero que alguno de sus consejos me resulte y al fin tenga un descanso como corresponde, jajajajaja!!!

Les mando un adolorido saludo y tengan una buena semana sin dolor de cuello!

Yo ;)

4 comments:

Elisabeth said...

mmm...no tengo ninguna duda,después de leer tus síntomas..(que me resultan conocidos...:-))
pues que lo que a tí te falta,es un buen reventón!!!..vamos,una buena juerga como decimos aquí...te aseguro,que se te curan todos los males...mmm...espero que estas fechas navideñas,te den la posibilidad de aflojarte un poco el cuerpo con alguna buena celebración que te cure el estres si lo hay ...inclusive ayudándote de esa bebida espiritosa tan sugerente que creo es típica alli ahora..el glögg:-))...
Si ya tengo que hacer alusión a mi lado más profesional del asunto:-))pues mi lado sanitario te diría que te pongas calor en la zona...pero te prometo que prefiero recomendarte el glögg,je,je...kraaammm

Sakenne said...

Jajajajajaaja, he probado el Glögg y el sabor resulta un tanto... raro... es que se toma caliente, a cucharaditas y con almendras :S! Así cualquiera se emborracha... XD

Ya he estado mejor del cuello, creo que descargarme ayer en el blog me ha servido de remedio, jajajaja! Por si me vuelve el dolor, tendré que hacerle caso a tu consejo sanitario e irme al bar más cercano (que queda a 6 calles, jujuju)!

Gracias por el abrazo, van unos para ti también ;)!!!

Saludines!

Caro Tere said...

nunca he sufrido de un dolor de cuello así como lo relatas tú ... quizás tengas que relajarte o que te relajen extra, jejeje. Yo despierto con mucho sueño y mas cuando a mi marido le da por roncar :-( me cuesta mucho conciliar el sueño y si yo no me levanto a la hora, la casa no comienza a funcionar, jijiji un abrazo

Sakenne said...

Caro: Uys, es peor no dormir nada por mucho "ronquido ambiente" a tener un dolor de cuello... al menos, el mío se va si me echo crema XD!

Saludos y trata de dormir una siestecita, al menos :S!