Sunday, February 27, 2011

Cortitos de Sakenne VII: ἀλληγορία

¿Quién dice que todo no es una alegoría...? Tanto simbolismo, tanta cosa, tanta parafernalia, tanta poesía indecisa e imprecisa sólo comprensible para quien la ejecuta con maestría atormentada y masticada sólo en su interior y para su interior... tanto todo...


¿Quién dice que no todo representa nada más una serie de símbolos que cada cual interpreta a su pinta? Si es fácil darse cuenta de que un 'te quiero' para alguien puede representar un 'pero no te amo' para quien lo escucha... Blanco o negro, sólo depende de los ojos de cada uno... y luego me dicen que nada es alegórico ni subjetivo... si la misma objetividad pende de la subjetividad en la elección de quien la practica…


¿Quién me puede decir si la verdadera vida está más allá de lo que nosotros llamamos como tal? Esta vida es una alegoría, una masa de cosas que debemos aprender a descifrar antes de caer muertos: la sonrisa verdadera y la falsa, la mirada apremiante, la dolida, la deseosa... y luego mencionan que las cosas son tal como son y 'es lo que hay'. Nada es lo que hay, sino lo que pensamos que hay y negamos indagar más a fondo... nada es lo que hay, salvo que hay algo más… y ese algo que hay es lo que no queremos que haya.


Siempre le he tenido morbo a la existencia, ese interés que puede estar colindando puerta a puerta con una especie de paranoia a medio esconder... sin embargo, llegar a mis conclusiones y descabelladas ideas no es cosa de sentarse y esperar que los sucesos me vengan a tocar el timbre, sino que es un trabajo costoso emocionalmente y muy vulnerabilizador... ponerse en el lugar de otros y, más todavía, ponerse en el lugar de los procesos normales e intentar 'desnormalizarlos' (vamos, si es cosa de ver los resultados para darse cuenta de que muy poca gente es feliz) puede hacerte pender de un hilo las 24 horas del día: del hilo de la incertidumbre. Y, si bien ese hilo es mi carretera de un carril desde el momento de pisar esta tierra, no deja de saberme extraño y – en ciertas ocasiones – hasta me asusta… pero sé que siempre podrá más esa fuerza que tengo para desdibujar bordes que parecen bien pintados y, en el fondo, sólo existen en la mente de quienes desean verlo…


¿Cuál es el límite de este mundo? El límite de las alegorías… de aquello que representamos como un algo y que puede ser perfectamente otra cosa. Y éstas no parecen tener fin… el mundo en sí no tiene límites, es un lienzo donde todos podemos pintar y que no acaba jamás de tener partes blancas donde impregnar con tinta o pintura de vivencias… sólo nosotros, en nuestra ceguera y limitación, creemos en que hay algo que nos frena… y ese algo es ese pensamiento que me resulta la ‘alegoría’…


La alegoría no es lo que creamos por fantasía y no corresponde a la realidad…


La alegoría verdadera es creer que la realidad es tal y la fantasía no tiene cómo ni por dónde ser…

Sakenne =3

No comments: