Saturday, January 14, 2012

Tarreando XV: Pilchas Por Doquier…

Déjenme compartir un pensamiento, mis queridos lectores: con suerte llevo un año aquí y tengo que botar un montón de ropa! No crean que es porque ando comprando como una maniática, que soy coleccionista de trapos o que vivo en H&M, sino porque a todo el mundo le ha dado por obsequiarme pilchas varias y ya no tengo espacio siquiera para un pañuelo. Primero pensé en seleccionar la ropa que menos me gustara y darla a la caridad, pero acá están literalmente hasta el cogote con ropa y dudo que la mía vaya a ser del gusto de alguna sueca acostumbrada al animal print con patas de lycra, así que lo pensé detenidamente con mis otras 6 personalidades y la del sábado, que es bastante estructurada y práctica, me recomendó que botara la que ya estuviera vieja o que no haya usado en cierta cantidad de meses (10 y medio, de acuerdo a su sugerencia) y que dejara la ropa de uso más frecuente en un lado donde me fuera fácil sacarla (en vez de ordenarla por tipo y dejar la grande cada vez que me visto). Un par de buenas ideas que a esta personalidad no se le habrían ocurrido, jajajaja!

La ropa en Suecia sólo puede ser descrita como peculiar. No sé si es por influencia directa de algún diseñador esquizofrénico, misógino y que odia a las suecas en específico o qué, pero un gran porcentaje de ellas se viste bastante mal. Ellas suelen decir que es “moda vanguardista”, pero yo no le veo nada de vanguardista a andar con pantalones de leopardo hasta la pantorrilla, botines y parka color naranja o un vestido recto con lentejuelas, patas de lycra (también con lentejuelas) y una camisa a cuadrillé… le veo mucho de ridículo, pero nada de vanguardista. Suelen andar, como dije antes, con pantalones de lycra ajustados y esas atrocidades no le vienen A NADIE! Ya, concuerdo en que son baratas y que a menudo las venden en cientos al precio de uno, pero insisto en que no le vienen a nadie… Para poder andar con patas de lycra hay que tener buenas piernas (muy buenas piernas) y poca celulitis (la menor cantidad posible), porque de otro modo se acentúa más el defecto que la virtud. Yo no uso de ese tipo de pantalones, suelo andar con unos llamados “harem” y que son sueltos de pierna y ajustados en las caderas, así que cubren cualquier tipo de irregularidad de pernil que tenga, jajajaja! También tengo jeans, pero los uso de repente y así no se me mueren tan rápido, cosa que sería fatal si considero que es imposible encontrar jeans para mí en Suecia. Acá casi todos son skinny jeans y yo tengo bastante músculo en las piernas, así que se vuelve un suplicio comprar alguno que sea bonito y que no me quede estranguladamente apretado.

Los chalecos casi todos me los tejo yo y así ahorro el dolor de cabeza de andar buscando alguno que me quede bien de mangas. Mi mamá, por otro lado, me manda algunos desde Chile y así no ando de cabeza en la sección de niños de alguna tienda de por acá, jajajaja (no creo que sea divertido andar en clases con un sweater con ositos porque fue lo único que me quedó bueno)! No me molesta tener poco stock de chalecos disponibles para comprar, en todo caso… me gusta tener mi estilo personal y dudo que acá pueda encontrarlo en una tienda, así que corto por lo sano y tejo como desquiciada, a pesar que a veces mis manos me detesten cordialmente (las he descubierto intentando estrangularme un par de veces) y tenga el hombro derecho adolorido el 99% del tiempo… todo sea por verme yo, no creen?

Espero que tengan un excelente fin de semana y nos vemos cuando alguna de mis personalidades se digne a escribir!

Hasta otro post!

Yo =3 (y todas ellas =3)

P.D.: El par de descripciones de ropa que mencioné son reales y, lo que es peor, vistos en un supermercado un día cualquiera.

2 comments:

Caro Tere said...

uuu pensé que por allá tenían mejor gusto,

Sakenne said...

Para nada XD!!!!!!