Sunday, July 01, 2012

Tarreando XXIV: Planeando…

Hola, queridos lectores! No, no estoy por morirme y he venido a despedirme… simplemente ando de-so-cu-pa-dí-si-ma! Como me he estado levantando muy temprano últimamente, suelo ducharme a las 7 am y desayunar (un poco) como a la media hora, limpio entre 8 y 9 y de ahí tengo muy poco que hacer hasta las 4 pm, que es cuando empiezo a cocinar. Uso un par de horas para escribir el libro que estoy preparando (ya llevo una millonada de páginas) y otro poco para hacer ejercicios, practicar las cosas que he estado aprendiendo últimamente (secretas, jajajaja!), ver porno (broma!), echar mi lana a la basura (broma!) y maldecir al mundo (broma?… seee, broma!), pero con todo ese montón de cosas y todo quedo con un tiempo libre increíble. Y se preguntarán qué hago con él… bueno, ahí está el problema… NO SÉ QUÉ HACER!

Como ya mis lectores más fieles (y voraces) saben, tejo como si no hubiera mañana y eso me está pasando un poco la cuenta. Ya me son algo frecuentes los dolores de manos y brazos y, si bien lo mío raya en la adicción (yo creo que es como la pasta base, excepto que la mía tiene colores bonitos), comprendo que debo parar cada cierto tiempo y dejo mis 6 proyectos actuales (o eran 7?) en pausa hasta que me siento mejor… con lo que no me queda, como ya dije, mucho por hacer. De salir, no me gusta mucho andar dando vueltas sola sin mucho dinero (puedo vagar eternamente mientras tenga un monto para gastar en algo bonito) y en una ciudad donde no hay mucho por hacer después de las 6 de la tarde. Yo creo que saldría más si estuviera en Estocolmo, por una razón algo descabellada: ahí está el metro y a mí me encanta andar en metro! No es como el metro de Santiago en cuanto a belleza (de hecho, es bien feo), pero tiene la ventaja de una vista hermosísima de la ciudad y vagones ultramodernos y vacíos, incluso en horario punta. Como acá en Suecia casi toda la gente anda en auto (vieran el infierno que es andar en carretera entre las 4 y las 6 pm), llega a ser divino irse en metro a todos lados y ahorrarse el andar a bocinazo limpio por el centro, pero acá en Kalmar no hay metro y yo no sé andar en bicicleta como para ponerme a recorrer la ciudad sin tener que volver a los 5 días, así que me abstengo la gran mayoría de las veces y opto por quedarme en casa.

Ya que muchas cosas que hacer no tengo, empecé a planificar lo que será mi viaje a Chile a fines de septiembre. Queremos con Corleone ir también a Argentina a abastecernos de cosas (yo de ropa y él de bife chorizo, jajajaja), pero tenemos un dilema: Vamos a Mendoza, a San Juan o a Córdoba? Yo conozco Mendoza y no me gusta mucho, especialmente porque se llena de chilenos y los precios suben mucho, mientras que San Juan me gusta muchísimo porque es grande y apenas van chilenos, aunque no es tan grande como Mendoza. Córdoba, por otro lado, es la segunda ciudad más grande de Argentina, por ende, hay mucho más que ver y mucha más carne que comer, jajajajaja! Otra razón por la que me gustaría ir a Córdoba es debido a que ahí tengo dos amigas muy queridas y me encantaría visitarlas, porque hace tiempo que no veo a nadie más que a Corleone y hace incluso más rato que no hablo en español por más de dos horas seguidas, así que mi área afectiva y mi lengua materna me lo agradecerían profundamente!

Le he mostrado fotos de Córdoba a Corleone y parece muy interesado, especialmente porque es una ciudad muy grande y tiene parajes naturales no tan lejos de allí, además de ser (mucho) más barato que Chile. El único problema con ese viaje es la distancia y la idea de Corleone de no viajar tanto en un solo día (cuando yo considero que es lo mejor!), lo que eventualmente haría que nos estacionáramos en Mendoza por una noche y perdiéramos valiosas horas que podríamos gastarlas durmiendo en el bus. Ese detalle tendría que resolverlo luego, porque viajamos en dos meses y medio y a mí realmente me jode tener que andar haciendo cosas a última hora, especialmente todo lo relacionado con viajes e itinerarios (herencia de mi sacrosanta madrecita, caray!). Lo otro que podríamos hacer es viajar en avión desde Santiago (viaje que tomaría tan sólo una hora y media), pero a mi “querido” novio le da con que es mejor irse en bus y que para aviones mejor vamos a Brasil, cosa que aún no quiero hacer.

A mí me gusta andar en bus, no me pregunten bien por qué. Soy una persona que llega completamente fresca a destino luego de 15 horas de viaje y suelo no dormir en el trayecto, incluso siendo de noche. Lo mismo me pasa en los aviones, donde apenas pego pestaña y me pongo a esperar el amanecer con cara de idiota y cámara en mano, jajajaja! Me gusta mirar las carreteras, las montañas, las ciudades que voy pasando, es una cosa rara que tengo con las carreteras y los viajes en general, me siento como pasando por la vida de la gente. Corleone, por otro lado, es más de viaje corto y dormir a pata suelta, aunque dudo que pueda cerrar los ojos cuando le toque rezar por su vida en la temible subida a Portillo, lugar por donde a mí me encanta pasar, jajajajajajaja!!! Voy a tratar desde ya de convencerlo para que vayamos a Córdoba y ambos disfrutemos de una experiencia nueva (más lanas lindas en mi caso y más carne rica en el de él!), porque – lamento decirlo – Chile será muy bello, pero es extraordinariamente caro y no quiero matarme en un Tur – Bus!

Eso sería todo por hoy, mis queridos lectores! Espero que estén todos muy bien y que viajen cuando puedan! Yo iré con mis maletas vacías y compraré todo lo que vea! Temblad, tiendas!!!!!!! Jajajajajaja!

Hasta otro post!

Yo =)

2 comments:

Car said...

Hola Karina: veo que no eres más Sakenne. Oye, me había hecho mucha ilusión imaginarte viendo porno todo el día(¿broma?). Sí, es broma. Te cuento que para mi sorpresa, me he enterado que el servicio en un bus ejecutivo( Tickets más caros de todos los viajes en bus) en Argentina, son mejores que el servicio en los aviones. Hablando con una amiga, me ha dicho eso. Claro que no viaja ella en primera clase. Yo viajé hace unas semanas a Villa la Angostura(Neuquén) en un bus ejecutivo y me quedé asombrado del servicio a bordo. Había azafata y nos sirvieron merienda, cena y desayuno. Tenía su mesita rebatible y los asientos eran muy cómodos, además que se reclinaban a 160°. La cena incluía: entrada, plato principal y postre. Para beber: agua, gaseosa o vino( blanco y tinto) a elección del pasajero. Después, te ofrecían café, té o whisky. Todo amenizado con películas a bordo de muy buena calidad. Reconozco que el pasaje era caro. Costaba alrededor de 52000 pesos chilenos por persona o SEK 305.( si las cotizaciones de las monedas son correctas) El viajé duró 15 horas. Pero no se me hizo ni largo ni agotador. Además, las vistas eran hermosas.
Respecto a los costos, dicen que Argentina no es tan barata como hace algunos años. Sin embargo, no es tan cara como en los 90'-
Saludos.

Karina Muñoz said...

Holas! Sigo siendo Sakenne, el problema fue que el Google+ muy cabrón me puso mi nombre y de ahí no lo cambias ni con un abogado. Sobre lo de los buses, estoy completamente enterada que el servicio es bueno :) Yo he viajado nada más a San Juan desde Mendoza y, trayecto corto y todo, me atendieron como una reina y me dieron jugo de manzana hasta que reventé, jajajaja! Yo feliz me iría en bus (me encantan los de dos pisos para ir sacando fotos), el asunto es que Mattias no es muy adepto a estar sentado mucho rato y me jode con que la distancia y la distancia y la distancia, pero tengo aún un par de meses para convencerlo... lo tentaré con las carnes cordobesas y algún panorama interesante :)

Sé que Argentina no está taaan barata como en la época del corralito (sí, vi el corralito con mis propios ojotes), pero el dinero me cunde muchísimo más que en Chile. Lo único más barato en Chile es lo referente a computación y electrónica, pero todo lo demás está muchísimo más barato en Argentina... aparte que QUIERO LANAS y qué mejor lugar para comprarlas que allá, jajajaja!!!!!!!

Saludos!!!!!!