Sunday, August 19, 2012

Tarreando XXIX: Agh!

Hola, queridos lectores! Acá les escribe su derretida servidora, azotada por unos enfermantes 30 grados a la sombra y con un humor tan candente como la temperatura que hay hoy. Estuve un buen rato ausente de este blog y fue, precisamente, porque la temperatura empezó a subir tanto por acá que me era imposible escribir sin terminar con una migraña con vómitos y con el computador apagado por sobrecalentamiento (cosa que sucede a diario… este computador es un pervertido y se calienta por todo, jajajaja!), así que suelo mantener el PC apagado la gran mayoría de las veces… excepto por ésta, claro.

Les cuento un par de novedades novedosas: mañana me toca ir a registrar mis materias a la escuela y el miércoles vuelvo a clases (nooooooooooooooo!!!!!!!!!!). Si bien he oído por ahí que quedaría con la misma carga horaria que antes (alrededor de 15 horas semanales), sólo mañana sabré cuán desordenada quedará mi rutina diaria de ahora hasta – al menos – enero de 2013, que es cuando cambiamos de semestre por acá. Tomé Sueco e Inglés nada más, ya que tengo que resolver el asunto que tengo con mis materias estudiadas en Chile y ver si me las convalidan acá… en caso de que no sea posible, tendré que gastar 3 años de mi vida estudiando lo que ya estudié y la sola idea me provoca úlceras por docenas.

La otra novedad que tengo es que ya compré mi pasaje a Chile! El 25 de septiembre tomo mi maleta roja grande y mi bolso rosa y parto con Corleone (tipo 8 am) a Copenhagen, que es donde suelo tomar los aviones. El itinerario de vuelo es Copenhagen – Madrid – Santiago de Chile y, si bien salió un poco caro (650 lucas chilenas), el hecho de tener el vuelo más largo directo hace que valga la pena. Como ya deben estar adivinando, hice toda la investigación pertinente a los aviones que tomaré (un Airbus A321 en caso del viaje CPH – MAD y un Airbus A340 – 300 en caso del viaje MAD – SCL) y tengo vistos los asientos que elegiré, los cuales tengo que reservar un par de días antes del vuelo en cuestión (casi siempre elijo asientos que estén antes del motor y yo me siento siempre en ventana, dejando a Corleone en pasillo). Como el viaje es con Iberia y yo tengo tarjeta de puntos, aproveché de incluir las millas famosas (que espero que me sirvan de algo) y poner mis datos personales para ahorrar algo de tiempo en el check – in, porque si hay algo que me desagrada es que la gente se agolpe a mis espaldas en una fila de check – in, jajajajaja! El único “pero” del viaje en sí es la pequeña ventana de 5 horas y media en el Aeropuerto de Barajas (de 19:00 a 00:30) y la posibilidad siempre presente de morirse de hambre en la espera, jajajaja!

Otra cosa que también puede joderte si no eres un viajero preparado y algo psicótico (como yo) es el asunto del cambio de terminales que hay que hacer en Madrid (del 4 al 4S). Cuando Corleone fue a Chile tomó este mismo vuelo y se vio obligado a cambiar de la terminal 4 a la 4S (mediante un tren), así que lo tuve que ir guiando por todo el camino (sí, es bien desorientado él) hasta que llegó a la famosa 4S y pudo sentarse a tomar cerveza por ahí. En Santiago es distinto, porque la terminal internacional es sólo una y habría que ser muy idiota para perderse (te creo en São Paulo, París y Frankfurt, que tienen aeropuertos con varias terminales), aparte que yo soy chilena y – como toda buena chilena – sé cuán desordenadas pueden ser las cosas en mi país, jajajaja!

Mi mamá iba a ir a buscarme directamente al Aeropuerto Arturo Merino Benítez, pero mi vuelo llega a las 8:50 de la mañana y el primer bus desde Quintero llega a la estación Pajaritos del metro de Santiago a las 9:30, así que le di una idea: agarrar a Corleone y tomar un bus nosotros dos desde el Aeropuerto al metro, lo cual haría mucho más fácil (y menos costoso) que pudiéramos encontrarnos. Calculando a la rápida, probablemente estaremos a las 10:00 encontrándonos con mi mamá y llegando a Quintero pasadas las 14:00, si es que no paramos en Viña a comernos un ave – palta por ahí, jajajaja! La verdad, estoy tan concentrada en la idea de ir a Chile que llego a soñar con la ruta 68 y los dulces de Curacaví que venden en la carretera… hasta sueño con los carteles de “Calle Local” que hay por ahí!!! Se nota que no he estado en Chile por dos años, jajajajaja!!!

Es hora de irme, queridos lectores! El PC se ha apagado ya dos veces y no quiero que explote! Espero que tengan una semana a todo dar y que no sueñen con carteles y dulces!

Nos vemos en otro post (menos derretido)!

Yo =)

2 comments:

Marie Antoinette said...

Hola!! Que me reí con eso de mi "pc es pervertido" te juro que no creo que más que el mío, que se calienta hasta cuatico en invierno.

Ojala que te convaliden ramos (que estudiaste antes??) y que bueno que comienzas otra ronda de estudios, ahí nos tienes que reportar como te va.

Y lo mejor, que rico que vienes de paseito a Chilito, justo vienes después de fiestas patrias, cuando aún hay un ambiente bien rico (amo las fiestas patrias, porque después comienza mi estación favorita). Y más ricos que los dulces de curacaví, ñami... asi quien no vuelve a Chile.

A todo esto, yo pensaba que era más caro el viaje. Me entusiasme. :)

Saluditos!




Karina Muñoz said...

Hola! Acabo de volver de mi primer día de clases y aún no hay nada claro, jajaja! Yo estudiaba Psicología, pero dudo que acá me convaliden los ramos de universidad... lo único que intentaré convalidar es lo del colegio, así no tengo que andar pululando 4 años repitiendo ramos idiotas, jajaja!

El precio de los pasajes viene y va xD! A veces te puede salir 500 lucas y a veces sale 900, todo depende del mes cuando viajes. Yo elegí septiembre porque en octubre suben los pasajes por temporada alta y ahí se disparan! Tons para ti es al revés si quieres venir a Europa: temporada baja es de octubre a mayo y ahí los pasajes están más decentes de precio :)

Saludos y espero que te animes a venir a las Uropas alguna vez!!! ;)