Tuesday, October 30, 2012

Crónicas Enlatadas II: Achúuuuus!

Hola, mis queridos lectores! Como pueden estar adivinando, ahora me encuentro de vuelta en Suecia… y resfriada a más no poder! La verdad, me siento tan mal que apenas puedo mirar la pantalla sin sentirme mareada, ando completamente inapetente y lo único que sobrevive a este caudal de bichos es mis ganas siempre eternas de andar tejiendo. Bue, algo es algo, jajajajaja!

Empecé a sentirme mal anoche, cuando me dio un repentino dolor de oídos que me obligó a ir a la cama temprano (temprano para Sakenne: 1 am) y me tuvo en ella hasta bastante tarde (tarde para Sakenne: 10:30 am), especialmente si consideramos que Corleone anda trabajando en el turno de día y yo me suelo levantar con él a las 4:30 am. Cuando me desperté me sentí como si recién estuviera saliendo de un programa de centrifugado que duró, al menos, tres años plutonianos y me fui arrastrando mis piecitos talla 34 al espejo, esperando ver mi cara de paella valenciana… pero no… me veo bastante normal para lo anormalmente mal que me siento. Lo único que delata que quizás y sólo quizás ando enferma es una leve coloración (más) pálida en mi piel, pero lo demás está completamente normal, diría que demasiado normal por fuera para lo mal que me siento por dentro.

Si hablo de síntomas, les digo que tengo un dolor de garganta que apenas me deja tragar té sin encumbrar al planeta entero a chuchadas, no quiero tocar la comida (de hecho, rechazaría mi amada comida thai sin sentir remordimientos de conciencia), mi equilibrio está jugando al pinball conmigo y hace que choque con todo, la cabeza simplemente no la siento, la nariz está taponada completamente y boqueo más que un pez fuera del agua, el cuerpo lo tengo adormecido (salvo por la cabeza, que no la siento), veo triple y con nubecitas negras y feliz estaría acostada hasta, al menos, Navidad. Hace tiempo que no me sentía así de mal, tan desganada que ni siquiera quiero ducharme (aunque sé que debo), no quiero hablar con nadie ni que nadie me hable, no quiero ni ver la tele, lo único que quiero es dormir, tejer y seguir durmiendo! Ustedes pueden suponer que tan mal no me siento si quiero tejer, pero sólo he llegado al “punto-de-no-tejido” cuando estoy tan enferma que debo ir al hospital a que me inyecten algo, cosa que en este momento no sucedería porque es un resfriado nada más… un resfriado maldito, pero un resfriado nada más.

Relatándoles un poco acerca de mi vuelta a Suecia, les cuento que no estuvo nada de mal. Entré por la temida España, pero me tocó el policía más buena onda de todo el país y me timbró el pasaporte en un dos por tres, con guiño de ojo seductor incluido (le habrá gustado mi bufanda de conejito o se dejó convencer por mi cara de “más-buena-que-el-pan”?), así que estaba dentro de la Zona Schengen antes que Corleone, me revisaron con rayos X y en menos de cinco minutos estaba tomando el tren interno que tienen en Barajas para ir de la Terminal 4S a la 4 y viceversa. Tuve que esperar unas horas para toamr el avión a Copenhagen y de nuevo otro par de horas para tomar el tren a Kalmar, así que llegué como a las 9 pm a la casa, totalmente hecha polvo si consideramos que pasé un día y medio moviéndome alrededor del planeta y, a pesar que tienes que volver a dibujarte el culo de tanto estar sentada luego de llegar a Madrid, ese movimiento cansa… ni decir del jet lag que aún no quiere dejarme, jajajaja!

En Chile tuve cosas que hacer, así que lo único que consideré como reales vacaciones fue el viaje de una semana a Mendoza que realizamos con Corleone a principios de octubre. Como él quería ver la cordillera in situ, partimos en bus y nos demoramos mucho más que los escuálidos 40 minutos que toma irse en avión. A él le encantó la ciudad y sus parrilladas, bifes chorizo, cervezas de a litro y limpieza en general y no le gustó que nos quedásemos en el centro en vez de elegir hostel al lado de todas las parrilladas, jajajajajaja! El tiempo acompañó bastante y tuvimos sólo días de sol en comparación a lo helado y nublado que estaba en Chile, así que él pudo disfrutar bastante y tomar el sol como todo nórdico adicto al bronceado, jajajaja! Lo que es yo, me sorprendí negativamente por lo cara que estaba la ropa y, si bien me compré un par de prendas y dos pares de botas, me sentí bastante decepcionada con el panorama shopposo en general. Las lanas estaban a mejor precio y compré algunas (bueno, muchas), además de un perfume y algunas cosillas para el pelo (que salen re baratas en Argentina), pero no fue mucho considerando mis expectativas y eso me bajoneó un poquito, aunque luego me volví a alegrar cuando miré las bolsas de lana que me traje, jajajajaja!

A Corleone le gustó tanto Argentina que, la próxima vez que vayamos, quiere ir a Buenos Aires. Yo no tengo ningún problema con respecto a eso, especialmente si consideramos que allá tienen sus barrios donde venden ropa muy barata y él me deja comprar sin mostrar un ápice de impaciencia (cosa rarísima en un hombre). Eso sí, esta vez nos iríamos en avión en vez de perder la mitad de nuestras vidas en bus y así tenemos más tiempo para mirar la ciudad y comer como si no hubiera mañana… claro, no hay por dónde perderse si consideramos que el viaje de Viña a Buenos Aires en bus es de veinticuatro horas y el mismo pique en avión sale en un poco más de una hora. No importa si hay que pagar más, nuestros traseros nos estarán eternamente agradecidos!!!

Antes de irme en una nube de quejidos, les dejo algunas fotos :)

DSCI2237

Aeropuerto de Copenhagen, antes de irnos a Chile.

 

DSCI2246

La calle donde vivía en Chile, mirando hacia el norte.

DSCI2271

Quintero, un día nublado cualquiera XD

DSCI2279

La famosa “Playa de los Enamorados”.

DSCI2284

Siguiendo la “dieta chilena” (chorrillana: carnes variadas, salchichas, huevos, cebolla y papas fritas).

DSCI2331

Subiendo a Los Libertadores (Corleone se me anduvo asustando, jajajaja!)

DSCI2343

Plaza de la Independencia, Mendoza.

DSCI2382

Playa de “La Tortuga”, de vuelta en Quintero.

DSCI2398

Mis nuevas adquisiciones (multipliquen todo por cuatro, excepto la segunda de arriba que dice “London”… de ésas compré 6, jajajajaja!).

DSCI2402

Tejiendo con las London (esto lo empecé ayer, jajaja!).

 

Eso sería todo de momento, queridos lectores! En vista y considerando que cada vez me siento un poquto peor, creo que es de sabios el dejar de escribir e ir a agonizar al sillón, jajajajaja! Les mando muuuuchos saludos y a los que viajan les deseo que no tengan jet lag ni se enfermen a la vuelta!

Hasta otro post… si es que sobrevivo, jajajaja!

Yo, para variar =)

2 comments:

Caro Tere said...

hola¡¡¡ estuviste en Chile?? que bonita las fotos y que bueno que disfrutaste tu estadía por estos lares, espero que al recibir este mensaje, estés recuperada de tu gripe, por acá andan todos saltones con la "meningitis" ... un abrazo

Karina Muñoz said...

Hola, Caro! Seee, anduve en Chile y Argentina y la pasé chévere, jajajajaja! Estoy completamente recuperada de la gripe (me duró 3 días) y ya de vuelta en los estudios estudiosos :) Supe lo de la meningitis y, la verdad, espero que no siga "expandiéndose", mira que al final medio Chile va a quedar en DICOM por andar comprando vacunas caras.

Espero que estés muuuuuy bien y que ya estés menos depre! Un abrazote y toma harto helado de lúcuma por mí, jajajaja!