Saturday, December 08, 2012

Crónicas Enlatadas III: Aserejé!

Había una vez, hace mucho (pero muuuucho) tiempo, una jovencita que abrió una cuenta en blogger por allá por el año 2005. Esta jovencita deseaba descargar sus inmensos caudales de ira, deseos frustrados y parafilias varias en un medio que fuera accesible para todo el mundo (o todo el mundo que estuviera lo suficientemente loco como para leer tales desvaríos) y, poco a poco, lo consiguió. Si bien esta jovencita nunca ha obtenido ni obtendrá las visitas que un blog popular tiene (recordemos que un blog popular es uno que vive siendo actualizado por una o varias pandillas de pulpos políglotas que comen avena Quaker a las 7:30 de la mañana), se siente orgullosa de aquellos cortocircuitos neuronales que pudieron salir a la luz y más orgullosa aún se siente del hecho que blogger no le ha cerrado su cuenta… sí, esa jovencita (que en algo más de una hora cumple 29 años) soy yo y éste es, para variar, uno de mis desvaríos. Agarren la bolsa de papas fritas, su buen bebestible porque here we go!

El motivo de mi desaparición obedece, para variar, a aquel sistema de esclavitud escandinavo que acá se conoce como escuela y, si bien salgo a unas pequeñas vacaciones en una semana y media, me quedan 444,4 cosas que hacer: escribir, hablar, otra prueba más allá de las cuatro pruebas que tuve esta semana, una opinión acerca de un libro que es tan divertido como el himno de Yunquelandia y quizás qué estupidez más según el ánimo de mis profesoras. A estas alturas de la vida dejas de alegar, hacer muñecos voodoo, preparar bombas molotov y aliñar albóndigas suecas con talio para pasar a un estado de “sopor estudioso” que te mantiene con un piloto automático que ya lo hubieran querido los del vuelo 447 de Air France. Pasas de ser una persona a ser un zombie intelectual que repite como cebolla cruda y no sabe cuándo parar la recitada de distintas palabras de todo calibre, cosa que espero que pase cuando salga de vacaciones o me temo que el próximo posteo que haga será en lenguas muertas (la mía, porque pasaré a ser un zombie de verdad) y no creo que haya un diccionario “Idioteces de Sakenne – Lenguas Muertas” en el mercado… busquen en Amazon por si las moscas.

Como les iba diciendo, queridos esclavos que no saben que son mis esclavos, estas semanas han sido un potpourrí de información metida a fuerza a lo que queda de mi cabeza, así que las ganas de pensar en algo más que no sea pensar fueron directamente proporcionales a mis ganas de postear algo sabiendo que no puedo pensarlo sin pensar en el camino y, por ende, preferí esperar un poco a que mis siempre turbulentas aguas neuronales detuvieran su loquísimo cauce al menos por una millonésima de segundo, alargar ese leve sobresalto del espacio – tiempo con una máquina especial que tejí el otro día y postear como buena posteadora que soy cuando mi personalidad posteadora me posee… y como ahora ando poseída por mi personalidad posteadora debido a que tuve una noche donde el sueño brilló por su ausencia puedo asegurar que cualquier cosa puede salir de mi cabeza si es que no me aburro en el proceso… o uso el teclado de almohada.

No me pregunten de planes navideños, porque no sé si me quedaré en Kalmar o tendré que ir a hacer muñecos de nieve donde mi suegra y a mí el espíritu de la navidad nunca me ha golpeado muy fuerte que digamos, así que lo que haga o deje de hacer dependerá de la mamacracia de la cual soy víctima en estos lugares del globo y de cuántas neuronas me queden (si es que me quedan) después de este posteo y de las clases. Lo mismo con mi cumpleaños, porque no sé si mañana despertaré o no… ups!, verdad que tengo tarea para el lunes (obligada a despertar)… noooooooooooo! Bue, quizás no voy el lunes y santo remedio, muaaaaaaaaaaaaaaajajajajaja (tengo derecho a hacerme la loca y faltar, o no?)! Entrego la tarea el martes y tadaaaa, quedo como semi – irresponsable nada más, yay!

No me he olvidado de tejer, porque una de las ventajas de mi estado de “sopor estudioso” es mover las manos independientemende de lo que (no) suceda en mi cabeza y en eso está incluido el tejido a velocidad turbo mientras hago como que estudio. Ya me han preguntado millones de veces si estoy embarazada o en proceso de abrir una fábrica de tejidos por la cantidad de proyectos que llevo al unísono, a lo cual respondo que no es ni uno ni lo otro y que mejor me dejan en paz si no quieren que les rasque los sesos con mis palillos. No he comprado lana porque me vine de Chile con media maleta de madejas y una más sería una invitación al manicomio por parte de mi siempre paciente Corleone (el cual anda de cena navideña con sus compañeros de trabajo), así que prefiero alargar la espera de mi inevitable visita a dicho establecimiento y dejar la compra de más madejitas saltarinas hasta… navidad. Todo sea por apropiarme de toda la lana del mundo sin que el resto del mundo lo note ;)

Como ya no queda nada para que empiece mi súper día, me veo en la obligación de cerrar el presente posteo, eo, eo! Espero que no se me pongan muy nerviosillos por “aquel asunto maya” y celebren las fiestas. Lo que es yo, quizás veré el fin de los días antes de salir de mi “sopor estudioso”… en caso que eso suceda, los quiero mucho y guarden lana en mi nombre!

Hasta otro post, esta vez un poco más “añeja”!!!

Yo y mis otros yo :)

PD: La autora de este post no ha hecho uso de ningún tipo de estupefaciente para escribirlo… al menos, no que ella sepa ;)

No comments: