Monday, August 05, 2013

Crónicas Enlatadas XII: Buaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!

Hola, queridos lectores! Me acabo de bajar por un rato de mi nave espacial con forma de plátano maduro y wi-fi debido a que los días han estado tan subidos de temperatura que algunas partes del fuselaje se me estaban pudriendo y tuve que mandar la nave a reparaciones. Como ya saben, mencioné en algún post del siglo pasado que iba a salir a alguna parte (aunque fuera) este verano y, cumpliendo con mi parte, fui a pasar un día de mi larga vida de ya casi 12000 años a la capital de Småland (que es donde vivo), Jönköping.

Venía jodiendo hace casi 6 meses con que quería ir, especialmente porque hay una carretera directa desde Vimmerby y 120 kilómetros es mucho más llevadero que los casi 240 que tomaría viajar desde Kalmar, pero la mamá de Corleone sufrió uno de esos ataques típicos de “tengo que controlarlo todo” y, al final, terminamos saliendo el día que ella quería y a la hora que ella quería. Me levanté ese martes bastante temprano y, luego de preparaciones miles y un termo con café, partimos a Jönköping tomando un camino perdido al medio de la nada sólo porque “era más bonito”… en resumen, llegamos como media hora más tarde y recorrimos como 30 kilómetros de más sólo para entrenernos la vista. La carretera que conecta a Vimmerby con Jönköping es la 40 (que termina en Gotemburgo), pero – a petición de la única persona capaz de hacer peticiones absurdas sin un ápice de vergüenza – subimos 25 kilómetros desde Eksjö hasta Aneby y, de ahí, tomamos la 132 para llegar a Huskvarna, que es la ciudad siamesa de Jönköping.

la ruta de la fruta

La ruta de la fruta… para que vean que el pique sí fue más largo de lo esperado y no todo es obra de mi psicosis.


Huskvarna es una ciudad más o menos grande y que es la casa matriz de una marca de electrodomésticos (Husqvarna), con la particularidad que tiene cierto deje a Reñaca si es que llegas a ella por arriba… de hecho, cuando empezamos a bajar por los cerros hacia la orilla del Vättern (que es el pedacito de agua que se ve en la foto), me dio una especie de ataque de nostalgia y ya me veía haciéndole el quite a los autos que se amontonan para ir a Viña, jajajaja! La idea principal era ir a un café “estiloso” que los suecos tanto disfrutan y que queda un poco más al norte de Huskvarna y, al llegar (luego de darnos la vuelta debido a la inoperancia de Corleone cuando tiene un GPS chillando), quedé en estado de plopez… y queriendo mudarme YA!

   



El café estiloso se llama Brunstorps Gård, tiene una parte que es bosque de diversas frutas más un santuario de la naturaleza y es atendido por una turca tan, pero tan genial que me ofreció un pedazo de local (que es muuuuuy grande) para que yo pudiera vender mis tejidos si yo así lo quería! El lugar tiene algo que no puedo describir, es como una especie de vibra feliz que no existe en Kalmar y que te hace andar en una nube por todos lados, jajajaja! La gente anda toda relajada comprando, toman helado por acá y por allá, comen en el puerto con el relajo más extremo y no los apura ni una pistola en la cabeza. Me dirán que es típico del verano y bla, bla, bla, pero Kalmar es igual de histérico siempre, por mucho que sea verano y los patos se caigan asados, así que es una diferencia increíblemente palpable para una que es bien observadora. Me compré unas pilchas en tiendas que son 3 veces más grandes que las que hay acá y, en una corazonada, partí a un lugar que se llama Indiska (y que vende ropa étnica/hindú)… ahí, en una repisa donde vendían bling bling, encontré un set de collar y pulsera del que me enamoré perdidamente y corrí a comprarlo. Con una suerte de las que son para comprarse un Loto, estaba en una oferta del 50% y terminé pagando 3 lucas por ambas cosillas *3*

1071327_10200645393992160_23875255_o
Miren, no soy nada de buena para el bling, pero no sé qué onda tengo con la ropa hindú y el curry que siempre termino comprando una y comiendo el otro, jajajaja! Y hablando de comida, me di la gran vida degustando asados en un tenedor libre con vista al agua y, de postre, me tomé un helado italiano que me dejó viendo estrellitas! Entre el helado, la vista tan genial y la gente feliz me dije “éste es mi lugar” y les juro que me hubiera mudado ese mismo día, pero de ahí a convencer a Corleone (que es más duro que una pata cruda) pueden pasar 15 años, jajaja! Me importó un carajo el calor terrible de ese día, que me dolían los pies de tanto caminar por acá y por allá, me imaginé viviendo ahí con muchas más ganas de las que alguna vez tuve por irme a Estocolmo… no es una cosa de tamaño (bueno, Jönköping es como 4 veces más grande que Kalmar pero no es ni un cuarto de lo grande que es Estocolmo), es una cosa de vibra y Estocolmo no tiene la vibra genial que tiene Jönköping.




Volví a Vimmerby medio decaída… llena de bolsas, pero decaída, jajajaja! Me hubiera gustado quedarme más y disfrutar de la ciudad, pero es complicado hacerlo si tienes tras de ti a dos suecos mandones que juran sabérselas todas y que, para más remate, sólo buscan un lugar con sol donde poder sacar el termo con café. Igual tengo una excusa para volver de visita (mi “trabajo” como tejedora profesional), pero – esta vez – quiero ir sólo con Corleone y no dejar que alguien más me haga el itinerario, aunque lo mejor para mí sería volver con monos y petacas :)

Hasta acá mi post, ya me arreglaron el plátano y tengo que emplumar hacia el espacio exteriorrrrr!!!!!!!

Saludos a todos y espero que estén muy bien ;)

Yo, para variar :)

2 comments:

Unknown said...

Que lindas las fotografías y que envidia!
Gracias por compartirlas!
Y que rico que en ese hermoso lugar te hayan dado la oportunidad de vender tus hermosos tejidos, porque eres muy muy talentosa.
Oye y no se como ni cuando lo haré, pero te robare ese collar "bling", es que es demasiado lindo y justo en mi tonalidad favorita.
Muchos cariños!!

Karina Muñoz said...

Jajajajaja, secuestro de bling XD! Queda bastante lindo puesto, pero hay que tener personalidad para andarlo trayendo! Había varios bling estilosos más, tenían hasta zapatos con bordados y a buen precio, pero el par de apurones me jodió un poco la visita... yo quería comprar hasta incienso, pero la tarea se me hizo imposible debido a los dos (fomes) factores externos que acabo de mecionar, jajaja!

Sobre lo de la venta, estoy preparando lo que voy a tejer para vender y seleccionando materiales decentes, porque harto malo sería que use el lugar que me den para colocar cosas hechas de acrílico. Mi idea es comprar alpaca, angora, lana 100% y mezclas con bambú y viscosa para hacer prendas varias. Los valores de referencia con esos materiales son bastantes altos (un chaleco de lana pura tejida a máquina te puede salir perfectamente 90 lucas por este lado del mapa, así que imagínate uno hecho a mano), así que me saldría a cuenta andar tejiendo con cosas más caras :)

Saludos!!!!!! :)