Sunday, September 22, 2013

Cajita de respuestas I: A Marie Antoinette, con respecto a C.E. XVI =)

Jajajajajajajaja! Las creencias según mamá están bien, salvo que vengan con muchas represiones típicas de la época. Lamentablemente nos guiamos mucho por las creencias que adquirimos en la niñez temprana y es por eso que, siendo adultos, tenemos a veces unas caídas de catre que no encajan con nuestra supuesta madurez: por ejemplo, conozco gente que hasta el día de hoy está asustada de la oscuridad o de cualquier cosa que se mueva en ella, aunque sea un auto o una ardilla, sólo porque aún tienen el disco puesto en la canción "te va a salir el cuco", jajajajaja!

Yo conté con la suerte de haber nacido y crecido en un lugar donde tuve libertad de creer en lo que se me diera la gana (aunque mi mamá, como parte del ritual de mi abuela católica, me hacía rezar cada noche a mi ángel de la guarda y bla, bla, bla, pero llegó un punto en el que no recé nunca más porque no era normal que yo llamara "el dios" y "la María" a los protagonistas del rezo, jajajaja!) y, por suerte, el cura de mi ciudad me negó el bautizo porque mi papá no era católico y yo, por ende, estaba nacida en pecado (era evangélico y estaba, para más remate, casado por la iglesia en Argentina), así que ni siquiera soy católica de nombre XD

Mi mamá sólo hizo lo del rezo porque era un deseo de mi abuelita, pero a mí siempre me dijo una cosa: "cree en ti y todo se pondrá a tu favor y, si alguna vez fallas, pide perdón y perdónate, porque si no te perdonas no puedes seguir adelante". Ella cree en sí misma y se tiene respeto, no se ve como una víctima de la ira de ningún dios (contando a los 300 millones de dioses hindúes, y subiendo XD) ni un bebé a la deriva que sólo es guiado por un ser superior porque ella, en su calidad de humana, no puede hacer nada. Eso es lo que yo aprendí, aprendí que tengo que ser protagonista de mi vida y que la ira a la que le tengo que temer es a la de mi propia conciencia culpándome de algo.

Yo considero positivo que hayas elaborado tu propio sistema de creencias, porque la que lo vive eres tú y, como tú, no hay nadie más. La religión es como una chaqueta que, siendo de talla XXS, todo el mundo se tiene que encajar y, el que no puede, está frito... salvo cuando emplean el truco de la "chaqueta multitalla para mí, chaqueta XXS para todos los demás". Tú te hiciste la tuya y te la pones, pero no vas diciendo que es la moda y que, el que esté fuera, se va a ir a comer choripanes con don Sata, como a mí me ha pasado con las "pájaras" (se las dan de ultracristianas, van a la iglesia, publican pasajes de la biblia en facebook y cuál de las dos es más superflua y discriminadora... ah!, y leen "50 Sombras de Grey" XD) y con un montón de gente más (mi suegra también se las da de hacedora del bien y, literalmente, me impidió poder hacer algo para salvar a mi suegro porque ella estaba "rezando por un milagro"... YO le hice el milagro de conseguirle el mejor médico del mundo para que tomara el caso de mi suegro en España, pero como yo no soy Dios, no sirvo y dejó la oportunidad irse... aparte que estoy en la lista negra porque soy darwiniana a morir, jajajaja!). Yo tengo mi chaqueta, pero siempre digo "es MÍA y NADIE se la tiene que poner, pero - si quieres - puedes aprender a hacerte una parecida", que sería como la respuesta más madura en este tipo de situaciones, no crees?

Lo de tu padrino me recordó a mi papá, que - nunca lo he puesto - tenía muchísima plata y, en su calidad de rico, se creía más poderoso y superior a todos (aparte que, lamentablemente, tenía un montón de condiciones psiquiátricas no tratadas y que él "remediaba naturalmente" con alcohol). Él era evangélico y venía de una familia donde el hombre es el superior y la mujer es un pedazo de mierda que sirve para tener hijos, así que creció viendo que sus padres daban unos diezmos tremendos en la iglesia y, a puertas cerradas, mi abuelo barría el piso con mi abuela (le pegaba por sí o por no), lo que se convirtió en "normal" para su visión de niño ("haz lo que se te dé la gana con lo que tienes y paga un buen diezmo, que te vas a ir al cielo igual"). Mi papá era del tipo de persona que pagaba el equivalente a 500 lucas en diezmo (él recibía el equivalente a un par de millones cada mes sólo en intereses de su cuenta de ahorro) porque así tenía permiso para intentar tratar a su familia tal como su papá trataba a la suya, sólo que mi mamá nunca lo dejó y pagó su "permiso para hacer mierda una familia" en vano. No sé si será parecido el caso de tu padrino, pero no sé por qué me huele a que tiene el mismo tipo de prácticas nacidas en la certeza de que, si hago algo supuestamente bueno, tengo permiso para mandármelas por puñados.


Abrazo y ten un domingo lleno de empanaditas, mira que yo no veo una hace años XDDD!!!

2 comments:

Marie Antoinette said...

Pucha que me gusta tu creencia.
Es tan verdad eso que dices, la mayoría de nuestros miedos y aprehensiones las adquirimos desde niños, de ahí que se justifica que dos de los sacramentos cristianos sean precisamente en esta etapa (o lo "esperable" que así fuera, claro).
Mi padrino la verdad es algo parecido. O sea, nunca le ha tocado un pelo a su señora, pero es machista a morir y yo creo que no es necesario maltratar a alguien fisicamente para ejercer violencia. Así que si.
Yo me refiero a que a nosotras el último año nos ha dejado demasiado fuera de su vida. Él iba manejando cuando tuvimos el accidente donde murió mi papá... y si bien el no tuvo ningún tipo de responsabilidad en el hecho, es algo que queramos o no, todos fuimos partícipes. Él ahí, perdió su auto, yo perdí a mi papá y mi mamá a su esposo... y en el día del funeral, el prometió cuidarnos y protegernos, cosa que hasta aquí no ha hecho. Que latosas son las promesas, sobre todo las no cumplidas, no?
Mmmm... yo creo que hay una fuerza superior, no se si es energetica o algo, no quiero creer que en nuestro paso por el mundo no seamos nada... pero libertad ante todo. En ese sentido, comparto plenamente el consejo de tu mamá, libertad y responsabilidad con uno mismo. Nada más lindo.
Y sobre las empanadas, jajaja. Me fui a Viña este feriado así que comí harto pescadito (Reineta) y solo un día empanada. Así que me siento al debe con eso. jajajaja, pero se viene el 18 chico :D
Cariños y gracias por tomarte el tiempo de tu respuesta.

Karina Muñoz said...

Jajajaja! No creas que no creo en nada, sólo que no le digo Dios porque es atribuirle un sexo y eso es del terreno de la dualidad típica de los seres humanos XD (yo me imagino una bola de energía que engulle galletas con chips de chocolate y que el universo se creó de un chip de chocolate que se cayó, jajajajaja)

Con respecto a lo de tu padrino, fíjate que yo veo su promesa como algo que nació a partir del estrés del accidente, esas típicas cosas que decimos cuando está la escoba y que después, mirando con más perspectiva, nos arrepentimos de haber pensado siquiera. No es que él sea malo, sino que el poncho le quedó demasiado grande y, viendo que mucha calidad humana no tiene, no me sorprende que se haya desentendido de lo que prometió. Lo de la violencia psicológica es algo que no me sorprende de una persona como tu padrino, especialmente porque el machismo "los ampara" y nadie quiere soltar el poder una vez que lo obtiene, o no? Al momento de ver a una mujer como una amenaza al poder, la va a pulverizar como pueda por mucho que diga quererla... es una lucha de poder.

Sé que te sientes desilusionada de él, pero pedirle a alguien así que cumpla con una promesa es como pedir que el helado de agua sepa tan rico como el de crema :(

Un abrazote y, como dices, las promesas son latosas... por eso no prometo nada y llego con la sorpresa siempre, jajajajaja!!!