Monday, November 25, 2013

Crónicas Enlatadas XIX: De cosas "lagom"...

Hola, mis queridos lectores! Acá les escribe su comandante Sakenne, muerta de sueño mientras hace hora en la escuela. Ya estamos en la consabida recta final, rebautizada por su servidora como "si no me pego un tiro hoy, me lo pego mañana" y caracterizada por cantidades siempre crecientes de cosas por hacer tanto fuera como dentro del establecimiento educacional. Tengo las Nacionales de Sueco el jueves 5 y para mi cumpleaños, el lunes 9, así que no soplaré velitas sino que argumentaré contra ellas, jajajajaja! Religión es otro asunto, debo entregar la penúltima prueba el 2 y la siguiente tengo que hacerla el 16, mientras que Sueco 2 tiene dos actividades que debo completar luego de las Nacionales y antes que termine el año (el 20 de diciembre). Como verán, mi vida es un constante ir y venir de información poco clasificada que, tarde o temprano, dejará de estar al alcance de mi cabeza si es que sigo con la memoria tan mala como últimamente la tengo gracias a mis pastillas "pacificadoras" (alias, serotonina). Bueno, mi paz mental por mi memoria fotográfica, jajajaja!

El otro día me puse a conversar con la profe de Sueco, la cual estaba sorprendida a más no poder debido a los muy bajos resultados en una prueba que yo aún no doy debido - precisamente - a que no me puedo acordar de las cosas. A todos les fue mal, muy mal, a tal grado que apenas hubo aprobados y ella se preguntaba el porqué de tan paupérrima puesta en escena de tipo intelectual, a lo que yo le respondí que el problema no estaba en nosotros, sino en el sistema. Sí, me salió el lado "anarcoantisistemaeducacional" que llevaba medio en estado de coma desde hace tiempo y que no pudo resistir más ante tamaña (falta de) observación de mi profe. Le dije, en pocas palabras, que una lista de cosas y verbos que no tienen contexto no pueden memorizarse así como así, que es más fácil contextualizar los datos y las palabras para hacerlas más familiares a cada experiencia personal, lo que ella pareció no entender del todo. No se puede aprender a partir de la memorización, sólo se memoriza a secas y la parte de aplicación de la información adquirida no se respeta a partir de un simple "repite como loro", pero acá en Suecia parece ser que es la manera más viable de hacer las cosas rápido y "lagom" (lagom = de manera "parejita" o "ni muy buena, ni muy mala" para mis lectores internacionales).

El Monstruo del "lagom".

Los suecos están obsesionados con esa palabra, lagom... Lagom, según ellos, significa "en su justa medida", mientras que para cualquiera que viene desde fuera de esa franja de tierra que tiene forma de pene, significa algo así como "hago lo suficiente como para que no me echen o no me reprueben". Para ellos, seguir las reglas y hacer lo que dicen que es "lagom" está bien, mientras que todo lo demás es símbolo de poca adaptación al "lagom" social o, derechamente, una invitación que puede ser tanto implícita como explícita a algún tipo de tratamiento psicológico, psiquiátrico o multidisciplinario. 

Sí, el que no es lagom está medio loco en esta tierra tan conciliadora y almidonada. Y yo, como soy la abanderada, guaripola y tambor mayor del trabajo de excelencia, estoy tan bien adaptada como un oso polar en Brasil, así que no falta el o la lumbrera que me dice que yo me excedo en absolutamente todo lo que hago, mientras que yo les agradezco la consideración y la bondad y los invito cordialmente a que se asfixien con sus jodidas papas cocidas. Hay veces en las que ser tan lagom, tan parejo, tan homogéneo y tan poco atrevido es más perjudicial que bueno, pero ellos están tan convencidos que así debe de ser la vida que no hay modo de sacarlos del ensueño de la mediocridad más absoluta, por mucho que vean que hay más alternativas. Para ellos, mojarse el trasero es un sacrificio mucho mayor a una vida de frustraciones y sexo de pésima calidad.

Estudiar a la "lagom".

Un estudiante lagom es, para los chilenos, el "moradito" y el cuatrero. Acá les imoprta más que pases a que pases bien, porque el que pases bien no es muy esperado a fin de cuentas. Por ejemplo, ahora estamos en sueco argumentativo y hacemos discusiones escritas y, para mi profe, está bien que tengas un nivel equivalente a E - D (que es entre 4 y 5), porque es lo que se espera de ti. Yo, por el lado de los quesos, tengo un nivel argumentativo A (un 7) y, en vez de felicitarme, se suelen preguntar qué es lo que han hecho mal conmigo. Me suelen preguntar si estoy bien de la cabeza, si no estoy demasiado estresada, si necesito ayuda profesional y un etcétera más largo que pasillo de IKEA, no pudiendo entender que yo simplemente soy así, que el 4 para mí es una humillación pública y que es literalmente imposible que me lo saque, porque mi capacidad intelectual no me lo permitiría. Peeero... acá ese tipo de postura ante el aprendizaje es errado, porque discute la lógica del "hagamos poco, pero bueno" y la considera como algo antinatural. En simples palabras, soy antinatural por ser buena para algo y, en vez de cambiar el sistema para mejorarlo, la que debería empeorar soy yo.

Vivir a la "lagom".

Les he dicho miles de veces que a mí me fastidia mucho la idea de "hacer tan sólo lo necesario", porque partamos que la idea de algo necesario es bastante subjetiva. Acá son unos exagerados a la hora de entrenar y hacer ejercicios porque mientras más, mejor, pero en todo lo demás destacan por una flojera y una falta de iniciativa que ni siquiera a un gato de chalet se la vería. Toman ejemplos de educación traumática (Corea o China) y dicen que acá es mucho mejor, que no hay tantos deberes y que la gente puede desarrollar una vida (de ejercicios), pero la verdad es que se van de un extremo al otro con la misma gracia y discreción que un ballet de elefantes. No son equilibrados, no son considerados, sólo son mediocres que tienen medianamente buen aspecto. No socializan si no están borrachos, no buscan superarse ni ser un ejemplo, no buscan hacer una buena sociedad que incluya a todos, sólo se conforman con decirte "hola" si eres un vecino o no mirarte si eres un extraño... eso es vivir a la lagom para ellos, ser una especie de ente que se mueve sólo cuando la necesidad es imperante y no porque realmente le vea una utilidad mayor. 

Y yo qué "hagom"?

Como yo soy yo y jamás dejaré de ser yo por mucho que el mundo trate de discutir conmigo, analicé a fondo la situación que me rodea y, como siempre, decidí tomar el camino más empinado, que es seguir siendo tan poco lagom como siempre. Tengo claro que me van a decir de todo (ya me han dicho incluso que estoy loca) y que debería conformarme con lo que hay, pero tengo claro que no puedo vivir con un trabajo lagom, con un sueldo lagom, con estudios lagom y en un sistema lagom que no entiende que habemos algunos que, lo queramos o no, destacamos por una o varias razones. Sería re fácil bajar mi nivel y ponerme a patear moraditos, pero no creo que me sienta bien conmigo misma si lo hago... lo veo casi como una falta de respeto tanto a mi persona como a la sociedad en general y, por mucho que ésta no lo aprecie, yo sí que me aprecio cuando hago las cosas de acuerdo a mi visión de "bien hechas". No puedo ser lagom, lo he intentado y me di cuenta que es tan contranatura para mí como lo es ser destacada para ellos, jajajajajaja! 

Ups, me toca volver a clases! Hasta acá lo dejo hoy y subiré fotos de las cosas que me he comprado en algún otro post, porque acá en la escuela no tengo muy buena conexión que digamos... ya les comenté, acá todo es lagom, jajajajaja!

Un abrazo y nos leemos en otra ocasión ;)

Yo, la anti - lagom :)

No comments: