Tuesday, December 17, 2013

Crónicas Enlatadas XX: Modo zombie…

Hola, mis queridos lectores! Los saluda su ya casi comatosa comandante Sakenne, a bordo del “bananamóvil” con wi-fi. Hoy no voy a escribir mucho porque son más de las 12 de la noche y mañana tengo que darle la cara al mundo a las 10 de la mañana y también porque volví casi a las 6 de la tarde a la casa luego de un día de pruebas (3, si somos exactos), comí recién pasadas las 7 y no terminé de hacer malabares varios hasta las 9. Ya estoy en la última semana de clases, la llamada “semana del desorden”, porque es un ir y venir para hablar con profes, reuniones, cambios de sala, pruebas gigantes, sacadas de promedios y compra indiscriminada de tortas. Estos días que me quedan antes de mis vacaciones serán, posiblemente, los días en que llegue más tarde a la casa, porque tengo que correr a encargar pasteles, arreglar la sala, coordinar a mis compañerísimos, recibir dinero, dar dinero y hacer que los regalos pasen completamente desapercibidos para mi siempre observadora profesora hasta que sea la hora de ponérselos en la puerta de la oficina y salir arrancando, como hicimos el semestre pasado, jajajaja!

Mañana a las 1o me toca hablar con mi profe de Religión para saber mis notas notosas (que supongo es un promedio A en ambas materias porque casi me maté escribiendo), luego volveré a casa para tejer con toda tranquilidad un chaleco que vi por ahí (estuve tan ocupada que no tejía desde el tiempo que andaba escribiendo el reporte, que fue entre finales de octubre e inicios de noviembre) y finalmente tomaré tanto té que no dormiré en toda la noche, bailaré Lambada con el trapero y mis vecinos llamarán a la policía. Voy a estar sola hasta el jueves, porque el cuartel general llamó a Corleone para hacer trabajos forzosos y yo, como tengo que dármelas de reina madre del multitasking, no puedo mover ni mis pensamientos de Kalmar, así que el muchachuelo se vio obligado a tomar el tortumóvil y dejarme sola, aunque mi suegra intentó hasta el último rato que me fuera también para allá porque no sé qué cosa quería que hiciera yo (el “NO” se lo tuvo que tragar con agua, jajajaja!).

El viernes es el día “P” (de promedio), pero no pondrán las notas oficiales hasta el 5 de enero, que es cuando realmente termina el semestre. En ese día nos reuniremos los del curso 2 y 3 (que somos casi los mismos) y comeremos tortita como si no hubiera mañana (sin nueces, porque mi profe es alérgica a las nueces), algunos tomarán café mientras que otros, como yo, abusaremos sin compasión alguna del té y hablaremos con la profe de otros temas que no salen ni por asomo en la malla suecurricular, con cuidado mira que el director nos puede echar de una patada, jajajaja!

No tengo mucho más que agregar salvo que tengo demasiado sueño y mañana, de modo excepcional, debo asomar mi cabeza en la escuela… y eso que no quería, buaaa!!!

Un saludo a todos y escribiré cuando ande más despierta, jajajaja!

Karina :)

1 comment:

Marie Antoinette said...

Tu post lo podría resumir en tecito y torta.
Jajajajaja o en verdad, es a lo que le puse más atención.
Yo, con la ola de calor santiaguina, cambiaría el té por un café helado y todos felices. :)
Que bueno que te este resultando todo bien con tus estudios y que hayas podido decirle "NO" a tu suegra. Nada más liberador me imagino.
Sube fotitos de tu nuevo chaleco! Amo ver tus creaciones.
Ojala escribas nuevamente antes de Navidad (sería bacan que nos cuentes como se vive esta en Kalmar!!!) si no, igualmente te deseo unas felices fiestas!!
Cariños!