Monday, August 11, 2014

Crónicas Enlatadas XXXV: Manías y manías.

¡Hola, mis queridos lectores! Acá les escribe su Comandante Sakenne, ya no tan sudada debido a que están bajando las temperaturas... lentamente, pero van bajando. Como algunos ya saben, hubo algunas cosas que impidieron mis posteos locos (mi suegra en quimioterapia y mi computador que dejó de funcionar, forzándonos a comprar uno nuevo que sí viene con paquete de idioma español, ¡yay!) y les pido disculpas nuevamente, pero no me es muy fácil andar posteando desde el celular debido a que me demoraría una eternidad y media en escribir un párrafo, ¡jajajaja!

Acompañé a mi suegra a su primera sesión de quimioterapia y no fue tan desagradable como pensé que sería. Tenía una habitación con televisión y baño privado y le sirvieron de todo, así que mal no la pasó. Los que sí la pasamos mal fuimos nosotros, porque ahora no sé qué le dio por ponerse más religiosa de lo que siempre ha sido y se puso a gritarle a Corleone que el cristianismo era la única fe que valía y que la Biblia era una verdad indiscutible. Como los aires se anduvieron poniendo muy pesados, me vi en la obligación de intervenir y decirle que nadie estaba atacándola ni nada, sino que sólo hicimos un comentario que ella no entendió (el comentario fue que la religión, muchas veces, era un fenómeno cultural y geográfico en vez de uno personal), pero eso parece que la puso de peor humor y nos largó una frase para el bronce: "Ustedes creen que soy una ignorante, pero no lo soy. Yo leo revistas y miro la tele"... ehhh, ok.

Una vez le dije que yo era más agnóstica que creyente y ella se lo tomó como una misión de evangelización. Me dice que reza todos los días para que yo encuentre el camino del cristianismo y pueda vivir eternamente en el cielo con ella. Sé que sus intenciones no son malas y que piensa en mi supuesta salvación, pero sus maneras son tan típicas de una persona que sufre de "soberbia religiosa" que, a ratos, no sé si realmente está pensando en mi bienestar o en hacer más puntos ante su Dios. Explico: ella cree que irá al cielo automáticamente por ser cristiana, pero su bienestar en vida depende de las buenas acciones que haga. Si se la pasa haciendo cosas e "invitando" (palabra que ella ocupa para obligar a alguien) a los otros a realizar buenas acciones para ella (como yo, que ahora tengo que cocinar cada vez que voy de "invitada"), se nos pegaría supuestamente su "salvación" e iríamos todos al cielo, juntos y (supuestamente) felices. Lo suyo no es juntar puntos siendo buena persona, sino diciéndonos lo malo que tenemos dentro de nosotros y "ayudando" a corregirlo... en otras palabras, lo suyo es dar órdenes y criticar, porque ella está salvada por ser cristiana y nosotros tenemos un pie en la hoguera por no leer la Biblia todos los días.

Corleone se lo toma a ratos con calma y a ratos con rabia. Sabe que su mamá tiene los días más contados que nosotros y la aguanta, pero a veces no es tan fácil aguantar una persona así. Suelo compararla con mi mamá, que podrá ser mandona e infantil, pero no es soberbia ni mucho menos tan tiránica, y ahora entiendo por qué Corleone hace todo lo que a ella le enoja y le dice todo lo que ella no quiere escuchar: es porque está tan harto de ella que ya no aguanta decirle a todo que sí y eligió preservar su salud mental antes que mantenerla ligeramente contenta. Ahora le dio por criticar y corregir a la única nieta que tiene y ella, que ya tiene ocho años y sabe discernir entre una sugerencia y una orden disfrazada, no tiene ganas de verla más. Hace unas semanas fueron a la casa a comer con nosotros y fue tanto lo que la molestó que ella terminó gritándole que la dejara en paz y mi suegra, en plan venezolano, dijo: "no sé qué le pasa, pero ahora me odia". Hablando con mi cuñada, supe que lo que mi suegra hizo fue ponerse detrás de ella - como lo hace siempre - y decirle desde cómo tenía que agarrar el tenedor hasta qué cosas echar en el plato, criticando a mi cuñada por ser tan mala madre y no haberle enseñado modales de mesa. Hablé con mi cuñada y me dijo lo que realmente pensaba de mi suegra: que es una persona manipuladora, controladora y que se hace la víctuma, y se rió cuando le dije que yo pensaba que estaba siendo mala por pensar exactamente igual que ella. Ahí me di cuenta que lo mío no es maña, sino que la señora realmente es problemática y que la gente la aguanta porque la quiere... o porque no le queda de otra, ¡jajajajaja!

Cambiando el tema, les cuento que aún no pasa nada con los departamentos, pero he recibido una propuesta de trabajo en Gotemburgo, que queda al otro lado del país. Yo nunca he estado ahí, pero sé que es la segunda cuidad más grande de Suecia, queda en la costa oeste del país (leeejos de mi suegra XD) y que tiene muchísimas ofertas de trabajo, a diferencia de las poquitas que hay en Kalmar. Yo iría feliz a trabajar allá, no es mal sueldo y quedaría contratada de tiempo completo, pero Corleone dice que tiene su vida acá y es medio reticente a hacer cambios muy grandes, así que esa oferta quedará en veremos por un tiempo. A ratos pienso en empezar a vender cosas chicas tejidas para el invierno o hacer tejidos más grandes y la idea me tienta un montón. También sé coser, aprendí a hacer patrones hace tiempo, sé de proveedores que no venden caro y suelo tener buen ojo para eso, así que es una posible salida laboral si me aburro de buscar trabajos más "normales". En todo caso, y casi a modo de explicación, acá en Suecia lo que menos hay es trabajo normal, un montón de gente abre compañías caseras que ofrecen de todo (en mi edificio hay tres "compañías caseras" operando) y se "autoemplean", así que el país se ahorra bastante creación de empleo. Yo me autoemplearía feliz, es cosa de ir a un curso y aprender a llevar las cuentas, pero me tendría que armar con cursos de márketing o terminaría acumulando creaciones y eso no creo que le guste a Corleone, ¡jajajaja!

Con respecto a los de las creaciones, hoy miraba la tele y vi un programa finlandés de bloggers conocidos y, en el programa de hoy, mostraron una chica que hace manualidades y que es muy popular en Finlandia. Las cosas que hacía eran bonitas, pero nada que una no pueda hacer, y tenía tal montonera de seguidores que me dejó pasmada. Sentí un "tilín" en mi corazoncito lanero y me dije "quizás lo tuyo es eso, muchachuela", así que estoy pensando si abro un blog paralelo de cosas que vaya haciendo :) Y hablando de cosas que ando haciendo, esta vez me metí en las patas de los caballos y empecé ayer algo que me va a llevar un buen tiempo terminar: un tapado que es de CIENTO DOS MIL puntos (102.780, si soy exacta). Ya llevo unos centímetros del tapado que tiene cerca de 1.80 mts. de ancho (por un asunto de caida) y se ve bien (elegí un punto calado reversible debido a que la lana que elegí es delgadita y no avanzaría nada si tejiera punto jersey), así que lo continuaré y aprovecharé esa lana que tenía de sobra y que sólo compré porque era linda :) Quizás el proceso de ese tapado sea material para colocar en el blog de creaciones que puede que haga, ¿qué opinan ustedes? ¿Publico más tejidos en un blog exclusivo para ese tipo de cosas locas? ¿Secuestro la máquina de coser de mi suegra, le hago el exorcismo correspondiente, y encargo telas desde el Más Allá para coser? ¿Me doy de cabezazos en la pared hasta que se me pase la manía creativa?

Creo que ya es hora de despedirme de momento. Ya es hora de la once y me dio un poco de hambre, así que veré qué me hago de comer. Tenía pensado en hacer unos crepes o algo así, probar una receta nueva ya que Corleone está trabajando y así puedo estar tranquila en la cocina sin cierto sueco merodeando por ahí, ¡jajajaja!

¡Nos vemos en otro post! Pasen una excelente semana y coman rico :)

Yo, para variar :)