Friday, May 16, 2014

Crónicas Enlatadas XXX: The Big "C".

Hola, mis queridos y queridas! Acá les escribe su comandante Sakenne, luego de haber tenido que bajarme de mi querida nave espacial con forma de plátano maduro y wifi para acompañar a mi suegra a una ciudad bella que (de manera inmerecida) sólo puedo ver como si fuera un hospital gigante: Västervik. En esa ciudad fue que vi a mi suegro apagarse poco a poco y de esa ciudad sólo conozco el vecindario más cercano a su hospital, porque hemos ido o de visita o para ver exámenes. 

Supe hace unas semanas que a mi suegra le tocaba una mamografía rutinaria y, como siempre, tuvimos que llevarla a que se la hiciera (ella sabe manejar, pero no le gusta hacerlo debido a que cree que cualquiera la va a chocar), teniendo que esperar unos días para saber los resultados. Acá en Suecia suelen mandarte cartas donde te dicen qué tal estás (a mí me mandaron una para informarme que mi Papanicolau estaba normal y que me esperaban en unos cuantos años más para repetirlo), pero en el caso de mi suegra fue una llamada con noticias preocupantes: tenía que repetir las pruebas debido a que habían encontrado anomalías. Como Corleone estaba trabajando el día de su mamografía número dos, una hermana de ella la llevó y, junto con la mamografía, le hicieron una biopsia cuyos resultados se sabrían el pasado 6 de mayo, fecha que coincidió con una de las semanas libres de Mattias, así que emplumamos a Mordor el 5 en la noche y partimos a Västervik el 6 muy temprano en la mañana.

Quiero quejarme de algo y es del ambiente en los hospitales... no sé por qué la idea de la limpieza viene pegadita con las murallas blancas y la decoración más minimalista posible, como si ponerle algo de vida a un lugar donde la gente necesita ver vida fuera un pecado mortal. El área del hospital donde las pobres mujeres se tienen que sentar, hacer las mamografías y esperar estoicamente era una mezcla rara de blanco y rojo, con sillas y sillones en números impares, revistas de copuchenteo y una camilla cubierta con papel, algo que estaba completamente fuera de lugar. Ahí se sentó mi suegra, con Corleone en otra silla cercana y yo, por otro lado, tuve que sentarme al otro lado de la sala porque no había más sillas a mano, esperando a que llegara la doctora que tenía que dar los resultados. la cual llegó unos minutos más tarde y llamó a mi suegra y "a su hijo si quería acompañarla". Como Corleone no suele procesar las cosas estresantes muy rápido, dijo que se quedaba afuera y el tiempo empezó a pasar y pasar hasta que él me dijo: "Pasa algo malo, verdad? Ya han pasado veinte minutos", a lo que respondí: "Probablemente están discutiendo el tratamiento".

Un ratito después se abrió la puerta y la doctora nos llamó para que entráramos... en la salita vimos a mi suegra con cara indescifrable y, en dos pantallas, el resultado de su mamografía. En la pantalla izquierda se veía todo normal, pero la derecha estaba llena de puntos blancos, como si le hubieran disparado con un rifle a media distancia. La doctora nos explicó que habían encontrado unas calcificaciones sospechosas en el seno derecho y que, según los resultados de la biopsia, lo que se escondía en esas calcificaciones sospechosas era un cáncer, pero que era necesario que mi suegra conversara más a fondo con el oncólogo para así decidir cuándo la operaban y qué tipo de terapia seguiría después. 

Salimos de ahí un tanto descolocados, pero mi suegra nos dijo que ya lo sospechaba y estaba resignada a la idea de perder un seno (ella se opone a la cirugía reconstructiva), que era su tercer cáncer y que estaba calmada, aunque su actitud en los días siguientes probó completamente lo contrario. Estuvimos martes en la tarde, miércoles, jueves y viernes limpiando la casa, botando cajas, sacando cosas, cortando pasto y "reciclando" elementos que llevaban 40 años guardados y Corleone, en un estado de hartazgo total, le dijo a ella que dejara de actuar como una persona con Trastorno obsesivo-compulsivo. La verdad, ella es del tipo de persona que no puede estar sentada más de dos minutos y a veces he escuchado que se expresa bastante mal de los que no limpian mucho la casa, cosa que es su única actividad diaria junto con caminar para "absorber vitamina D, que es algo muy saludable". No le gusta que Mattias descanse y, literalmente, inventa e idea tareas para que hagamos allá y así no nos lleve el diablo, pero esta vez se le fue la mano a tal grado que Mattias terminó gritándole que parara de una buena vez, cosa que nunca antes lo había visto hacer.

El 12 de mayo pasado fue donde el oncólogo y, tal como suele pasar en estos casos, dictaminaron que el tratamiento sería una mastectomía radical con extirpación de ganglios linfáticos adyacentes y que la cirugía ocurriría el 4 de junio en Västervik (pobre ciudad, la asocio tanto a enfermedad que ha perdido toda su belleza para mí). Como el hermano de Corleone tiene familia que atender y su esposa es mil veces más dominante que mi suegra, tendremos que ir y acompañarla en todo el proceso, cosa que a mí no me molesta en lo absoluto porque sé lo vulnerable que se siente una persona cuando se somete a una cirugía tan invasiva como ésa. Debido a que ella es una persona de ideas fijas (y una de esas ideas fijas es que ella está a merced de las enfermedades), me es imposible ayudarla de otro modo que no sea acompañándola o haciendo lo que ella pida, incluso si eso que ella me pida sea meterme en una pieza que no ha sido ventilada desde 1970, jajajajaja!

Cambiando un poco el tema y para que no se me pongan lúgubres, les cuento que he seguido haciendo encargos a los confines del mundo y que, de manera muy amable, me mandaron hasta un regalito! Encargué cremita para el pelo (que sólo puedo calificar de MILAGROSA), unas para la cara, una loción para que no se me caiga tanto pelo y un gel refrescante y me mandaron un labial muy lindo de regalo, en tono rosa sexy que - curiosamente - se me ve mucho mejor de lo que esperaba. Una de las cremas es nueva y me gustó mucho, así que la compraré en cantidades industriales para llevarle a mi mamá, jajajajajaja! Total, ella ama las cremas y las de Chile cuestan mucho más que las que le consigo yo :)

Con respecto a tejidos y lanas, no he comprado nada nuevo pero sí he hecho cosas nuevas. Tenía alpaca guardada por ahí que no sabía cómo utilizar, así que encontré un patrón bonito de un bolero y lo hice. Así me quedó :)




El punto es un calado de 4 vueltas repetidas hasta que te canses, jajajajaja! Lo bueno que tiene es que no se estira demasiado y, por ende, no pierde la forma aunque quieras. El material queda bastante bien con este estilo de prenda y me gustó el modelo, así que usé lana rosa del chaleco de hace un tiempo y estoy haciendo otro ejemplar de este mismo bolero, ero, ero :)

En este caso, el material es más humilde (acrílico) y quizás haga que se vea más "del pueblo", jajajajaja! La otra modificación que voy a hacer es convertirlo en un bolero manga larga y usarlo en las noches veraniegas tan bipolares que tenemos en este lado del mundo. No crean que todo es nieve por acá, jajajaja!

Con esto me despido por esta vez! Espero que todos estén muy, muy bien y que pasen un fin de semana excelente :)!

Hasta otro post :)!!!

Los quiero!

Yo =D