Sunday, December 27, 2015

Crónicas Enlatadas LII: matando la gallina literaria...

Holis caracolis, pequeños y pequeñas! Acá les escribe su querida y verborreica Comandante Sakenne, tapada en nieve y "varada" en Mordor hasta mañana. Ni siquiera se pregunten cómo me fue con el reparto de Navidad, sólo les mandaré el enlace a mi post y ustedes mismos podrán leer mi "rabieta" escrita, jajajajaja! No sé, siempre es lo mismo por estos lados, la falta de inspiración y el mal gusto se fusionan y dan paso a una seguidilla de obsequios que sólo te producen un llanto interno que debes mantener escondido bajo tu casi siempre eterna cara de póker importada de Latinoamérica, aunque admito que - a pesar de ser invadida a veces por un deje de sorpresa - los años me han vuelto más o menos inmune a tamañas demostraciones de tino elevado a -1, jajajajaja! 

El motivo de mi título tiene poco y nada que ver con mi realidad como escritora, blogger y maquinadora de planes perversos plagados de conejitos. La verdad, soy del tipo de persona que no puede parar de escribir (a pesar que acá no me vea demasiado seguido) y es por eso que no sólo tengo este blog de mi corazoncito desde hace más de 10 años, sino que también un sitio web (de pago, YAAAAAAS!!!) y unos cuantos diarios de vida que relleno cuando aún me quedan cosas en la cabeza. El título de hoy fue una idea que saqué a partir de algo que escuché de una ex-blogger sueca en un programa de televisión, la cual cerró su cuenta debido a que simplemente se quedó sin cosas que decir y me sacó de mi sempiterno estado de trance "déjenme-salir-de-aquí" que me invade cuando ando en Mordor. No, no es que no sea capaz de entender que una persona cierre su blog, sino el porqué del asunto... "Quedarse sin cosas que decir? Cómo puede pasar eso?", fue lo que invadió aquel desorden incendiario que ustedes llamarían la mente de vuestra siempre honesta Comandante. Mis otras seis personalidades se batieron a duelo en un debate que hasta ahora me tiene un tanto revolucionada (y convulsionada) y recién hace tres minutos y medio llegaron a una explicación más o menos coherente acerca del porqué de tomar una decisión así: un blog no sólo es tu trinchera ideológica y tu castillo de arena (o Cemento Melón), sino también obra como una guía a lo que yace o intenta yacer en tu cabeza, a no ser que realmente sólo busques atraer la atención de otros a través de él y - justo como les pasa a las fashion bloggers - se te muera la gallina de los huevos de oro en el proceso.

Cómo matar la gallina (a mis queridos y queridas lectores/as de Chile, no se me mueran de la risa, jajajajaja! Para mis lectores internacionales, la explicación de la posible risotada chilensis les va acá).

Como bien ya sabemos, hay blogs y blogs. Hay unos como éste, que tiene un espíritu más bien filosófico/humorístico/explicativo, mientras que hay otros enfocados en el márketing y la promoción de diversas cosas. No hay problema en que ambos existan y se mezclen de vez en cuando, el problema radica en hacer que un blog promocional pretenda ser uno del primer grupo y dé a entender que el blogger es mucho más profundo de lo que realmente es (o incluso peor, que el mismo blogger piense que es un filósofo cuando realmente es un vendedor). No es nada de fácil diferenciar una cosa de otra si no eres una persona de ideas más o menos claras, así que pienso que fue precisamente eso lo que le pasó a dicha persona que vi en la tele... simplemente se quedó sin ideas que promocionar y, al ver que la gente ya no le daba bola ni en bajada, decidió que su rol estaba completo y se bajó de la blogósfera creyendo férreamente que fueron sus ideas las que se acabaron y no sus "productos mentales" los que dejaron de fluir al exterior. Uno puede llegar a confundirse a veces, hay un riesgo latente de caer en la trampa de la "promoevangelización blogger" y dejar realmente de pensar con libertad, sino atar tu idea a la finalidad de conseguir fans y - quién sabe - tapar alguna carencia con ello. Es por eso que una blogger antigua como yo (recuerden que el año 2005 habíamos más bien pocos pululando por acá) necesita someterse a muchos cuestionamientos en el proceso de creación y exposición de lo que uno escribe, ya que siempre hay una cierta tendencia a intentar ganar simpatía a través de lo que uno transmite y ésa, en lo personal, no es mi visión como blogger medio bruta que soy. Obvio que hay algunos que, como la sueca que se "retiró" ven como válida la "promovisión", pero eso casi siempre equivale a un blog que no tendrá una vida especialmente larga y yo creo que varios de los que formamos esta especie de "milicia" online queremos vivir en esto lo más posible :)

Siguiendo con la aclaración y aplicándola a nivel territorial, les diré que es muy raro encontrar bloggers en este lado del mapa que tomen temas y los expriman como vuestra Comandante lo hace. Muchas veces se dedican exclusivamente a lo descriptivo, abusan de la foto y el video y no meten la cabeza a las arenas movedizas del cuestionamiento más mareador, así que aquellas pocas almas caritativas que hacen suya la misión de remecer a la sociedad (o burlarse de ella, como es mi caso) se encuentran en una especie de limbo, oscilando entre el anonimato y aparecer en ciertos diarios como "escritores especializados". Yo feliz con que existan los especializados, son la cara visible del cuerpo invisible que conformamos el resto de escritores, pero casi siempre terminan hablando de lo mismo y se vuelven homogéneos, lo cual da a entender que pasan de intentar remecer a la sociedad a ser devorados por ella; los anónimos, por otro lado, somos tan difíciles de encontrar que no es raro sentirse solo como blogger en este lado del mapa (y en cualquier otro, me temo) y - cuan buena Comandante - manejar la nave espacial en forma de banana con Wifi literalmente contra la corriente intelectualoide y un mar de tacos de 15 centímetros con estampado de leopardo.

Ustedes qué preferirían ver en este mundillo llamado Blogger? Les interesa más lo concreto y enfocado que reafirme o haga tambalear sus ideas o, por otro lado, les hace sentir mejor un sitio como el mío, donde todo puede pasar (asesinato de gallinas incluido, jajaja!!!)? Tienen alguna debilidad hacia los "promoevangelizadores" o los ven como yo, personas que deberían estar estudiando Publicidad para así usar su energía de manera más inteligente? Me encantaría saber qué piensan ustedes, ya que este gallinero que tengo como cabeza no para de cacarear y necesito distraerme con algo más, jajajaja!

Eso es todo por hoy, mis queridos y queridas! Les deseo un Feliz Año Nuevo y ojalá que no les maten la gallina (si no quieren, claro), jajajajajaja!!!

Saludos y hasta la próxima!

Yo, para variar!!! 

Tuesday, December 01, 2015

Crónicas Enlatadas LI: Sakenne, la entrenadora de culebras.

Holis caracolis, queridos y queridas! Acá les escribre vuestra Comandante Sakenne en su banana más grande con Wifi y calefaccionada y con media neurona casi en huelga, la cual se encuentra funcionando sólo porque le estoy pagando doble, jajajajaja! No, no crean que me dedico a la explotación neuronal ni nada, sino que soy un tanto extrema para mis cosas y casi siempre termino colapsando por lo que acá llaman "exceso de performance", en otras palabras, "me voy al chancho". Tuve un mes de práctica en un lugar que sólo puedo definir como un nido de culebras lleno de ídems (salvo una) que sólo se dedicaban a hablar pestes las unas de las otras y que, por yo no meterme, me hicieron la vida a cuadritos (no se preocupen, apenas volví a la escuela me encerré con la Jefa de Carrera y le dije absolutamente TODO lo que me hicieron, cosa que creyó gracias a que ella misma vio la dinámica el día que fue a monitorearme), al grado de criticar hasta la cantidad de lavaloza que ocupaba. Primero pensé que era psicosis mía y que ya era hora de pasarme una temporada intentando aprender a tejer con una camisa de fuerza, pero luego empezó a desarrollarse una constante de tal magnitud que ni yo - que tiendo a obviar las cosas hasta que se vuelven demasiado obvias XD - pude seguir ignorando. Le dije a Corleone, pero él es sueco (bleh!) y no me dio más consejo que aguantar a lo mero macho o elegir una carrera más "a mi estilo" (que es el analítico - académico), pero yo le dije que haría ambas cosas y que ni loca iba a dejar que una manga de pseudopsicópatas decidiera por mí. Resultado? Luego del famoso monitoreo - en el que me dejaron llorando debido a que me criticaron por detalles que nunca habían sacado a colación antes - me volví una estratega, dejé de interesarme en el grupito e hice mi trabajo sin importarme un bledo la cantidad de lavaloza sugerida por ellas... total, la que andaba lavando los platos era yo, jajajaja! La encargada de mi práctica me evaluó muy bien (no le quedó de otra) y me fui de allí esperando de todo corazón no volver nunca más o, si vuelvo, hacerlo en calidad de jefe y echarlas a casi todas por chambonas, jajajajaja!

Mis compañeros tuvieron experiencias muy variadas en la práctica. Algunos aseguraron trabajo para el verano y unos cuantos se retiraron de la escuela, así que no puedo decir que yo soy la única que vivió cosas raras. Lo que sí me sorprendió y hasta dolió un poco fue el choque entre la teoría casi Yupi de clases, con su utopía de la perfecta atención en salud, y el encuentro con una realidad mucho más mecánica y fría, casi contraria a la ética que tanto se empeñan en enseñarnos. Nos dicen que debemos traer nuevos aires a la salud y que es bueno que llevemos nuestras ideas y dudas, mientras que todo eso fue recibido de muy mala manera por el personal debido a que a nosotros supuestamente nos faltan unos cuantos hervores para ver las cosas "como realmente son". En mi lugar de práctica fui testigo de hechos que a cualquiera le daría espanto presenciar, excusadas con la frase célebre de todas las que trabajan ahí ("uno lo hace lo mejor que puede") y que sólo sirve para multiplicar por cero ese cero que ya han puesto sobre la mesa. Yo me di mi tiempo de atender a la gente como correspondía y descubrí cosas más o menos serias, condiciones adyacentes en ciertos pacientes que las culebritas ignoraban olímpicamente debido a una mezcla de falta de conocimiento y una flojera dominical de las mejores. Cometí el error garrafal de mencionarlo y ellas lo tomaron como una especie de ataque estilo "Pato de Silabario", diciéndome poco menos que estaba loca... aunque luego se me acercó la que más experiencia y más sentido de la justicia tiene y me prometió que observaría al paciente de mayor riesgo más de cerca, agradeciéndome también que me haya dado el tiempo para analizar el caso a fondo (el mechoneo valió la pena, jajajaja!).

La experiencia, a pesar de lo cabrona que haya sido, dejó buenas cosas en mí. Aprendí que acá la gente no entiende por un asunto de ego laboral y que no sirve de mucho que seas un pollito en el nido de culebras. Hay que hacer crecer las alas y convertirse en una de dos cosas: un águila que se las coma o un César Millán que las dome. Como no me dio la gana comérmelas (podría haberlo hecho perfectamente y de manera legal), hice lo que cualquier persona inteligente pone en práctica en estos casos y les di a entender que apreciaba sus consejos, pero que haría las cosas a mi manera y que ésa era mi posición final, hecho que tuvieron que aceptar a regañadientes debido a que mostré cero titubeo... y es obvio que no iba a mostrar titubeo alguno si ya me tenían harta, jajajajaja! Agradezco las vivencias a pesar de todo, ya que aprendí a sacar las pequeñas garritas que tengo y me dio el empuje que necesitaba para desarrollar otros proyectos que no quería empezar debido a falta de valentía (como ser jefa y echarlas, jajajaja!), así que atesoro lo vivido y lo usaré como combustible en mis travesías plataneras futuras :)  

Eso es todo por hoy, mis queridísimos/as! Como mi neurona tiene horario de trabajo establecido, es mi deber como jefa respetar sus descansos y, por ende, hacer que duerma un poquito. Espero que estén muy bien, me disculpo por la falta de posteos - ya saben más o menos por qué estuve tan muda - y nos vemos pronto!!!

Disfruten de la semana!

Yo, para variar!