Sunday, April 12, 2015

Crónicas Enlatadas XLII: De idas y venidas, cajas viajeras y alfileres.

Hola, mis queridos lectores y lectoras! Acá les escribe su cada vez más acelerada Comandante Sakenne, en medio de un fin de semana que dará paso a una semana más de locos. A veces la gente cree que una no hace nada debido a que no está estudiando, pero les diré que cambiaría gustosamente unas cuantas horas de cabeceo diarias por lo que ando haciendo ahora. No, no es nada malo y sabrán de ello más adelante en el año, sólo es algo que me hace caer en una especie de círculo vicioso que me hace seguir, seguir y seguir incluso prometiéndole a San Expedito que voy a parar, jajajajaja!!! Con puro decirles que hoy era mi día libre y no pude respetarlo, snif!

Muchísimas cosas han pasado en este mes sin postear. Iba a escribir antes, pero tuve que ir a hacerme la amable en Mordor y terminar el famoso mantel, lo cual me hizo perder MUCHO tiempo. El hacer un mantel se puede ver como algo fácil y todo, lo puedes tejer por cuadraditos y coserlos, pero yo soy una rebelde de tomo y lomo (además de masoquista) y emprendí la misión de hacer el mantel en una sola pieza. Empecé con cuarenta puntos y terminé con dos mil, con eso les digo todo, jajajajaja! El mantel en sí fue divertido de hacer, vi dos temporadas completas de Star Trek más la mitad de la tercera y, al final, me demoraba por ahí por tres horas por hilera, lo cual es una eternidad si lo comparo a mi rapidez de siempre y, por un asunto de material, quedé con una especie de callito en el dedo medio izquierdo que todavía me estoy limando. A mí no me complica la vida el tejer a crochet con algodón mercerizado, pero sí admito que es muy duro por un asunto de roce, ya que es más áspero que una fibra sintética y - dependiendo de tu sensibilidad - puedes terminar ampollada o con un callito a limar, jajajaja! Lo otro especial con el algodón es la necesidad de siempre bloquear el tejido cuando lo termines, porque presenta cierta tendencia a ganar relieve y eso es lo que menos quieres en un mantel. Yo hice el bloqueo en Mordor por un asunto de espacio y ni les digo la cantidad de alfileres que usé... bueno, les digo: 250 y por suerte ninguno terminó enterrado en mi trasero. 


El pequeño mantelito blanco, siendo tratado sádicamente, jajaja!

No es difícil bloquear una prenda tejida de algodón, sólo hay que tener una cantidad inmensa de alfileres, un espacio donde pinchar sin temer por tu integridad física, agua y una plancha para más rato. Lo primero que hice fue humedecer el tejido, estirarlo y fijarlo a la superficie que ven ahí con la montonera de alfileres que mencioné anteriormente, dejándolo secar toda la noche. Al otro día, le saqué los alfileres y lo enrollé con el mismo género que se ve en la foto, para ir a plancharlo. Lo fui desenrollando de a poco y planchando a alta temperatura con un paño húmedo encima, para que así la forma del bloqueo no se fuera a la punta del cerro y me quedara estiradito, miren que me iba a tirar de un puente si no me quedaba bien, jajajajaja! Ustedes ya pueden adivinar cómo me quedo, aún sigo viva, jajajajaja!


Mantelito masoquista luego del bloqueo y el planchado.


Mantelito modelando en su mesa.


Acercamiento del mantel, para que vean que no hice una bolita de peras.



Lo del mantel lo venía postergando hace rato y no porque no me guste tejer a crochet, sino porque la idea de andar haciendo manteles me resultaba tan entretenida como darme de cabezazos en la muralla frontal del castillo de Kalmar; eso sí, admito solemnemente que ahora me encanta hacer manteles y que no hallo la hora de ponerme a tejer cositas de ese estilo, jajajajajajaja! Mi gen masoquista que ha despertado de entre los muertos no me quiere dejar en paz, pero sé que tengo prioridades y es mi otra actividad la que está primera en la lista, los manteles pueden esperar :) Y hablando de esperar, la espera ha terminado para algo que llevaba mucho tiempo deseando: FINALMENTE CONSEGUIMOS DEPARTAMENTO! Esta historia, como ya saben, comenzó en marzo de 2012 y me tenía ya un poco choreada, ya que habíamos postulado a 50 departamentos y siempre había alguien más con un poco más de puntos. Pues bien, Kalmarhem (que es el proveedor de departamentos de la municipalidad de Kalmar) hizo un cambio de sistema hace poco y ese cambio hizo que la gente ya no estuviera más a ciegas con respecto a los arriendos. Explico: acá el sistema de postulación es por puntos, te dan un punto por cada día desde que te inscribes y el que tenga más puntos se queda con el departamento, pudiendo postular a 10 departamentos al mismo tiempo. Antes nadie sabía los puntos necesarios para quedar primero en espera de un departamento X, pero ahora cambiaron el sistema y lo muestran, lo que hizo que las personas con más de 1000 puntos comenzaran a postular a TODOS los departamentos que pudiesen. Nosotros teníamos 1100 al momento de obtener el departamento (ahora tenemos 5, porque tus puntos se resetean a la hora de conseguir arriendo) y quedamos en el cuarto lugar de la lista en esa propiedad, lo cual no nos dejó con muchas esperanzas; eso sí, postulamos igual y dijimos que sí porque la gente que también postuló al apartamento (4 más que nosotros) también le dijeron que sí a otros y podía darse el caso que aceptaran otros antes que éste, cosa que sucedió. Me enteré que obtuvimos el departamento a través de una inocente revisión al sitio web que hice medio dormida, en donde vi que teníamos un mensaje que decía "Felicitaciones, has obtenido el contrato!". Yo salté de la felicidad, mientras que Corleone reaccionó como todos los suecos y dijo "ajá"(si quieren saber cómo suena un sueco diciendo eso, les paso este video de Minecraft, que fue creado en Suecia XD). Aún no vemos el departamento porque no quisimos ir cuando podíamos, pero podremos ir en mayo junto con los de Kalmarhem e inspeccionaremos el estado actual. Lo bueno de los departamentos acá en Suecia es que reparan todo y renuevan el departamento completo si es necesario, aparte de darte chipe libre si quieres pintarlo o hacer algo. Como vamos a ir con el albañil en jefe, podemos decirle bien qué es lo que queremos y es obligación de la empresa hacerlo. El departamento en sí es bastante grande (más del doble de grande que el que tenemos ahora), dentro del presupuesto, tiene balcón con entrada desde el dormitorio y el living, una cocina ENORME con doble refrigerador (refrigerador por un lado y freezer por el otro) en el que cómodamente podré colocar mi máquina para hacer helados, un living muy grande y una pieza que sirve de armario, aparte de muebles para colocar toallas y ropas varias. El balcón apunta al oeste y, como es segundo piso, no nos freiremos como lo hacemos ahora que vivimos en un tercero, queda literalmente al frente de un supermercado y en un barrio muy tranquilo. Lo único malo de la ubicación es que la escuela me quedaría más lejos, aunque igual lo veo por el lado amable y lo puedo considerar ejercicio gratis, jajajajaja!!!

Como acá en Suecia las cosas son siempre muy burocráticas y para todo hay que esperar tres meses, recién nos vamos a poder mudar el 1 de julio, mientras que devolveremos este departamento el 1 de agosto para así tener tiempo de mudarnos cómodamente y limpiar a fondo. En todo caso, no va a haber mucho que mudar ya que cambiaremos casi todo debido a que nuestros muebles actuales están en edad de jubilarse y no sale tan caro comprar cosas nuevas. Y hablando de cosas nuevas, les cuento también que he hecho mi primera encomienda a Chile!!! 2 kilos de cremas y regalitos para mi mamá, los cuales llegaron a los 10 días y en perfecto estado :) Sucede que a mí me encanta probar cosas nuevas y le compro lo mismo a mi mamá para que lo pruebe, lo cual hizo que acumulara una buena cantidad de cremas. Sumado a eso, a mi mamá justo se le echó a perder el celular - uno que le encargué a Asia - y me pidió otro parecido, los cuales no venden en Chile, lo que me forzó a usar el correo sueco de manera internacional por primera vez en mi vida, jajajaja! El envío en sí costó como 17 lucas, lo que no es caro para mí, llegó a la casa y de manera muy rápida, así que no puedo estar más feliz y mi mamá tiene un montón de cosas nuevas, lo que también me hace feliz. 

Lo otro que también me hizo feliz y que también tiene que ver con cajas, es el encuentro que tuve con un sitio web de cositas chilenas que venden acá en Suecia. Mi primer encargo fue (no se vayan a reír) flan de manjar sin azúcar, miren que me venía penando hace rato y estaba que cortaba las huinchas por algo chileno. Para la próxima encargaré más cositas, como otros flanes ricos y mermerlada de mora o jurel tipo salmón, como todo buen chileno, jajajajajaja!!!


Antes de que me retire a mis aposentos en mi nave con forma de plátano maduro y Wifi, les dejo una pregunta: qué comida es la que más exrañarían si tuvieran que mudarse de país? Yo extraño mucho el helado de lúcuma, el de manjar y la leche cultivada, buaaaa!!!

Les dejo muchos saludos y disfruten de la semana que ya empieza!

Hasta la próxima!

Yo, para variar :)