Tuesday, May 05, 2015

Crónicas Enlatadas XLIII: Muebles, muebles, muebles...

Hola, mis queridos lectores y lectoras del Más Acá y el Más Allá! Acá les escribe su Comandante Sakenne, aquejada de una migraña del carajo y luego de hacer una rutina de abdominales que me dejó con la lengua afuera. Como bien saben, ya me queda menos para cambiarme a una banana madura con wifi más grande y, como siempre pasa antes de las mudanzas en Suecia, hay que tomarse como tres meses para todo: renunciar al presente departamento, renunciar al estacionamiento, cancelar la electricidad, activar la electricidad en el otro lado, anunciar el cambio de dirección en todos los sistemas habidos y por haber, trasladar el cable y la internet y comprar los chorrocientos muebles. Ustedes ya me conocen y saben que yo soy preparada para mis cosas, lo planeo todo al detalle y - gracias a mi excelente ojo - todo me suele quedar bien a la primera, pero eso no quiere decir que el proceso sea un paseo por el jardín y más de una vez me he querido tirar de cabeza de puente de Öland, especialmente por el asunto que tienen los suecos con los tres meses y su extrema burocracia para todo.

Lo de los muebles es igual, también hay que hacerse el tiempo para encargar y recibir las cosas, así que habrá que comprar los muebles más grandes esta semana o la que viene para que me lleguen recién en julio, jajajajajajaja!!! Eso sí, tanta espera la compensan con cosas de buena calidad (la cama tiene garantía de 30 años) y te instalan todo ellos mismos, así que no tendré que agarrar las herramientas y hacerlo yo mientras Corleone me mira con cara de confusión extrema. Lo que me tenía preocupada era el envío en sí, ya que el sillón es grande y pesa como 100 kilos y para qué decir la cama, que es más grande que una normal de 2 plazas que vemos en Chile, no me veía con sendos paquetes en la espalda (aparte que yo soy de ligamentos laxos y me disloco con una facilidad asombrosa si cargo demasiado peso). En lo que respecta a los colores, acá en Suecia no hay mucha variedad que digamos y la gente prefiere dar toques a través de la decoración, siendo las paredes y el cielo enloquecedoramente blancos casi todas las veces. Se puede pintar el departamento si es que uno quiere, pero eso se lo puedo pedir al encargado el 28 y me ahorro la soberana paja de andar con la brocha, la pintura y un Corleone que me mira con cara de confusión extrema (otra vez), jajajajaja!!! Los colores que he elegido de manera arbitraria son negro y gris, aunque hay ciertos muebles que no vienen en esos colores y tendré que conformarme con un café muy oscuro (svartbrun, "café negruzco" en sueco)... no me queda de otra, es eso o más blanco y terminar con una camisa de fuerza por "exceso de falta de color", jajajaja!!! Las tiendas que vi son dos: Mio, que tienen sillones y camas muy buenas, y el mismísimo estandarte de los suecos, IKEA, donde veré todo lo demás... platos incluidos (si es que Corleone sale de su confusión extrema y decide que los cambiemos, jajajaja). 

IKEA, si bien es un lugar enorme y muy confuso, tiene mucho de todo y en todos los tamaños imaginables. Si hablamos de moldes para hornear queques, tienen como 50 y esos 50 tienen 3 tamaños diferentes, así que te puedes pasar tranquilamente media tarde mirando qué molde quieres y luego pasar la otra media tarde pensando en qué tan grande lo quieres, jajajajaja! Qué decir con cosas como los vasos y los platos, es como el cuento de nunca acabar y, de verdad, puedes terminar hasta mareado de ver tanta loza junta (me ha pasado!!!). En ese tipo de cosas sí que tienen variedad de colores y de formas (a mí me encantan los platos cuadrados, así que intentaré presionar para comprar un par), así que uno puede echar a volar su imaginación un poco o - si te enojas alguna vez - ver qué tan aerodinámico es un plato cuadrado volando por el balcón, jajaja! La estantería y las cajoneras también las veré en IKEA y mi mamá me va a regalar los muebles para la terraza (justo encontré un set que es igual al que tenemos en Chile, sólo que en bebé), así que estaríamos listos para la travesía mueblística esta semana o, a más tardar, la semana que viene :) Lo que sí no sé es cómo decorar las paredes ni el color de las cortinas, porque soy re mala para elegir cuadros y las cortinas me causan una indecisión enorme, jajajajaja! Me gustan los colores sólidos y no soy muy amiga del estampado, pero Corleone es más experimental en ese aspecto y quizá me mire feo si me da por comprar cosas lisas para combinarlas con más cosas lisas, así que mejor se lo dejo a él :) 

Qué opinan ustedes acerca de la decoración? Yo soy bastante sobria como persona y me siento medio incómoda si estoy rodeada de tonos fuertes, es por eso que elegí tonos más neutrales. Eso sí, mi pieza en Chile es de tonos naranja suave, con cortinas color terracota y mi mamá la decoró de tal manera que ustedes creerían que tengo doble personalidad, jajajajajajajajaja!!! Tienen alguna recomendación que combine con lo que les mencioné antes o algún consejo sobre cómo tirar platos cuadrados desde el balcón? XD

Es hora de retirarme a mis apostentos, ya que me dio hambre y mi migraña se está haciendo bastante fuerte. Espero que estén muy bien y que no tengan que andar cargando sillones por ahí,  jajajaja!!!

Saludines y nos vemos en otro post!!! 

Yo, para variar :)