Sunday, March 27, 2016

Cortitos de Sakenne IV: obligadamente libre.

Mis queridos y queridas: aviso que esta semana no voy a postear nada debido a que estoy tan jodidamente resfriada que me la he pasado en cama. Apenas puedo hablar, tengo dolor de cabeza y garganta, me la he pasado estornudando y no le siento sabor a nada (qué triste...), así que mejor reposo hasta que esté de mejor humor, con más energía para seguir despedazando el mundo desde mi banana voladora con wifi y sin bichos invadiendo este noble cuerpecito :)

Muchos saludos y espero que no anden tan resfriados como yo, jajajajajaja!

Yo, no tan para variar XD! 

Saturday, March 19, 2016

Cortitos de Sakenne III: de vuelta a las andadas!

Holis, caracolis! Acá les escribe la Comandante Sakenne, puntual el sábado como decidió con sus otras 6 dicharacheras personalidades. Hoy no me puedo volver loca tecleando y rompiendo pedazos de computador porque he tenido mil cositas que hacer y me quedan unas mil más, así que este blogueo es más o menos cortito (como dice el título, bleh!). Buen provecho, jajajaja!

Como ya bien saben, estoy de cabeza con el tratamiento, los estudios, un poco de trabajo (R E M U N E R A D O, se acabó la esclavitud voluntaria, jajajaja!) y una pizca de ocio, así que tengo que andar constantemente usando mi agenda de celular bananil (algo muy raro en alguien como yo) y remodelando la rutina más a menudo de lo que desearía. Me va bien con eso a pesar de todo, aparte que aprendí el principio secreto de una compañera de curso para no hacer las tareas en casa y, con ello, me quemo las neuronas nada más que en mi establecimiento educacional, jajajajaja! Antes me dada por hacer las cosas en la banana voladora con Wifi que es mi hogar y de repente me mandaba unos monólogos escritos atroces nada más porque no sabía cuándo parar, pero con lo de hacer las tareas en la escuela aprendí a usar mejor el tiempo e irme al grano (como les encanta a los suecos), lo cual disminuye bastante mis siempre estratosféricos niveles de estrés y me da oportunidades reales para el descanso en casa... aunque eso del descanso se ha visto interrumpido de manera voluntaria por una costumbre que he retomado luego de un tiempo bastante largo de hiato: entrenar. Verán, vuestra adorable Comandante Sakenne era de las que entrenaba hardcore (caminaba a diario, hacía 1200 abdominales como si nada y completaba dos series de Pilates sin sudar una gota) hasta que una máquina que tuve me causó un desastre tal en una pierna que no pude volver a mis andadas hasta recién 4 años después. Cuando ya vi que podía caminar con normalidad y todo, intenté volver a hacer Pilates con la desagradable sorpresa que el método que seguía me causaba recaídas, así que renuncié a mis ejercicios favoritos hasta ahora que encontré un tipo nuevo de Pilates (POP Pilates, creado por Cassey Ho) que me brinda mucho más que el método clásico y sin el dolor de pierna posterior (bueno, dolor te da, pero del bueno XD). Empecé hace bien poco y me duele absolutamente todo el cuerpo, pero sé que voy bien encaminada y, como buena Comandante, voy a perseverar hasta que quede como quiero... o en el hospital, jajajajajaja!

Eso es todo por hoy! Les dije que era cortito y ahora me toca seguir corriendo por ahí, jajajajaja! Espero que disfruten del fin de semana y háganme barra desde la distancia, ES UNA ORDEN XD!!!

Saludines saltarines y hasta la próxima!!!

Yo, para variar =3

Saturday, March 12, 2016

Oh my SOP! II: aprendiendo a decir que NOP!

Holis, caracolis! Acá les escribe vuestra puntualísima Comandante Sakenne, tal como les prometió la semana pasada! Iba a redactar algo antes, pero el tratamiento del Oh My SOP me ha tenido muy cansada y eso obviamente que me tiene gateando a la cama con una frecuencia abrumadora, jajajajaja! El asunto va bien, no ando intentando matar a nadie (porque tengo mucho sueño) ni tampoco he desarrollado síntomas muy locos (aparte del sueño), así que no me quejo :) Eso sí, gran parte del asunto es un secreto de estado y ni siquiera doña regaladora de pocillos lo sabe (conociéndola, se pondría a hablarme acerca de su "buena dieta" hasta que se me salga el cerebro por las orejas, jajajajaja!), pero tendrá que enterarse sí o sí cuando vaya nuevamente a Mordor y tenga que decirle que no a absolutamente todo lo que cocine. 

La vida de una chiquilla SOPeada (jajajaja!!!) puede ser fácil o difícil dependiendo de dos cosas: tu sapiencia y tu capacidad para decirle que no a la gente que cree que sabe y no tiene ni la más puñetera idea de lo que habla. No nos hagamos los tontos, siempre va a haber una persona o dos que pensarán que su manera de hacer las cosas es la mejor y que te dirán que lo estás haciendo mal. A mí ya me han cuestionado las decisiones tomadas tantas veces que ya me da lo mismo, pero a una mujer que recién la han diagnosticado le puede dar el soponcio si se pone a escuchar a las lumbreras que tiene alrededor. Siempre te dicen que dejes de comer y que te mates entrenando, pero eso es precisamente lo que una ha andado haciendo y NO resulta, así que dan ganas de mirar a tu "inteligentísimo" interlocutor y buscar si tiene algún botón de "mute" para presionar por ahí. El chiste con el SOP es que, en muchos casos, respiras y engordas... no es que secretamente una ande tragándose medio refrigerador, sino que es un juego de mantenerse a duras penas a punta de ensalada y cualquier salida de libreto te pasa la cuenta de maneras mexicanamente dramáticas. Les pongo un ejemplo: cuando fui a Argentina allá por el año 2008, estaba en mi peso normal debido a que me dio una especie de colapso nervioso unos años antes que me hizo bajar mucho de peso y, para no volver a engordar, me volví una fanática de los ejercicios. Como ustedes deben estar pensando, esos días fueron más de andar por todos lados y no pude medio matarme a ejercicios como solía hacerlo en Chile, así que seguí "en reposo" hasta volver a casa... Yo pensé que estaba todo bien, pero tuve una pésima sorpresa cuando me di cuenta que casi nada de lo que había comprado en Argentina me quedaba cinco días después de adquirirlo y, la verdad, no supe muy bien cómo reaccionar. Pensé de todo, pero mi mente, le echó la culpa a mi falta de ejercicios y me puse a entrenar más duro que nunca en vez de pensar que algo estaba realmente mal a nivel metabólico y necesitaba que un doctor me echara una miradita. 

Hay algunas que tienen SOP y son delgadas (bien por ellas), pero el gran grueso de las pacientes tenemos problemas manteniendo el peso en el caso de no estar tratadas de alguna manera. A mí me pasó eso y es recién ahora que siento que tengo un poco más de control en el asunto, ya que antes el método LCHF sólo me ayudó a mantener el peso y no seguir subiendo como si me hubiese tragado un cuadrado de levadura gigante. Sé que hay más maneras de tratar esto de manera nutricional y que son efectivas para otras pacientes, pero yo he probado todo lo que ha estado a mi alcance y esto es realmente lo único que me ha mantenido en cierto control y sin querer tirarme del balcón del hambre, pero este método tiene un pequeño inconveniente: se opone en muchas cosas a las ideas mainstream de las dietas. Acá ya no se habla de calorías, sino que de hidratos de carbono, y eso a la gente le cuesta entenderlo debido a que se nos ha bombardeado con la idea que los hdc son lo mejor de lo mejor y que no podemos dejar de consumirlos en grandes cantidades o nos vamos a quedar literalmente con los sesos fritos. La dosis recomendada anda por los 300 grs. y yo con suerte me como 30, así que es cosa de abrir la boca para que empiecen con los comentarios escasos de reflexión y te "aconsejen" bajar la ingesta calórica y "las grasas malas", porque así ha sido "siempre" y mira cómo nos va (jajajaja!). Ahí es cuando hay que decir que no a las ideas externas y seguir con lo de uno, porque no va a faltar la gente que reaccione con miedo a qué te pueda pasar si sigues "destruyéndote" a base de "mala comida". Con respecto a mi situación, hablé con el doctor y él no vio problema alguno en mi manera de comer, así que tengo luz verde a nivel terapéutico y un buen argumento contra la Patrona de Mordor, jajajajaja!

Otra medida que tomé y que me costó un poco fue dejar de tomar Coca Cola Zero. Fueron 13 años de agua carbonatada con cafeína y endulzantes que terminaron cuando leí que eso también afectaba mi metabolismo y me cansé de tener palpitaciones horribles a diario. Como mi primer día de menstruación siempre ha sido desastroso y me siento muy mal, aproveché ese momento en donde ya sabía que iba a estar en calidad de bulto y la dejé de una sola vez en vez de andar bajando la dosis paulatina. Me dio lo típico de una crisis de abstinencia: escalofríos, dolor de cabeza, náuseas, ganas de matar y una necesidad imperiosa de tomarme una botella de 3 litros de una vez, pero ya al tercer día disminuyeron los síntomas de manera que el proceso se hizo manejable. Estoy volviendo a equilibrar mis sales minerales perdidas luego de tanta deshidratación debido a la Coca Cola a base de infusiones de rooibos y tomo agua mineral con sabores diversos cuando tengo sed, así que las burbujas no se echan de menos, jajajajaja! Como ven, la vida de la Comandante Sakenne está cada vez más enfocada en el bienestar y en el empoderamiento bananil :) (ya era hora) y estoy segura que me sentiré cada vez mejor conforme pasen los días y el tratamiento haga cada vez más efecto.

Eso es todo por hoy! Espero no haberlos aburrido con otro artículo SOPeado, pero a veces siento que es necesario informar a la gente acerca de esto y derribar un par de mitos acerca de todo el enredo viviente que es el mundillo de las dietas. 

Saludines saltarines y hasta la próxima!!!

Yo, para variar =3


Saturday, March 05, 2016

Oh my SOP!, parte I: de huevos explosivos y mil cosas más.

Holis, caracolis! Acá les escribe vuestra querida Comandante Sakenne, a bordo de su banana nuevamente con Wifi operativa y con un poquito de sueño debido a que me desperté a las tantas con una migraña de proporciones bíblicas, uuugh! Como les dije en el post anterior, hoy doy comienzo a mi nueva sección del blog y la he bautizado como "Oh my SOP!" por algo. No, no es que haya escrito mal (sé inglés desde hace más de 20 años), sino que es un juego inocente de palabras que fusiona la típica frase gringa "Oh my God/Gosh" y el SOP, que es el Síndrome de Ovario Poliquístico y fiel acompañante de vuestra nada de humilde servidora. Nada de OMG para mí, es más bien OMSOP, jajajajajaja!!!

Cómo empezó la odisea enquistada. 

Yo supe que probablemente tenía SOP hace 7 años, en mi única visita al ginecólogo en Chile. Después de someterme a la tortura de hacerme una ecografía vaginal con la misma delicadeza que un ballet de elefantes, me soltó así no más que tenía "unos quistes" y que era necesario que consumiera pastillas anticonceptivas (me dio unas llamadas Femelle 20). Yo le dije con cara de cualquier cosa que tomaba una pastilla que interrumpía la acción de las Femelle y que mejor me diera otra cosa, pero me miró con una cara de "a ver, quién es el doctor?" y me dijo que no habría problema alguno. No es necesario decir que sí que hubo problemas (sangrados, ataques de pánico, etc.), así que me vi obligada a parar el consumo y desde ese momento empecé a engordar, engordar y seguir engordando hasta el punto de pasar de la talla de niños a la talla plus en menos de dos meses. Hubo cambio de dieta? En parte sí, porque pasé de comer a la chilena a comer a la sueca, pero eso no es suficiente como para inflarse de esa manera, no creen?

Debido a que quedé completamente traumada con la experiencia del ginecólogo en Chile (y también porque aún tomaba mis otras pastillas), intenté bajar de peso y controlar los síntomas de manera individual. Me sometí a dietas muy estrictas, ayuné durante largos períodos de tiempo, comí restringido en calorías y demases y nada (N A D A) me hizo perder un solo gramo durante mucho tiempo. También fui al gimnasio durante horas unas cuantas veces a la semana, caminaba 6 kilómetros de una vez y hasta corrí durante unos meses, pero el resultado era el mismo cada vez: no sólo no perdía peso, sino que ganaba más si me salía un poco del protocolo. Pasé por todo lo posible en cuanto a alimentación hasta que llegué a una dieta que se llama GI y que intenta controlar el índice glicémico de modo que las curvas de azúcar en la sangre no sean tan dramáticas y que la insulina secretada (que es el gran problema aquí) no termine por el techo. Con esa dieta me fue más o menos bien, empecé a cambiar un poco mi visión sobre los alimentos en general y - lo más importante - aprendí a cocinar más allá de lo típico que se sirve acá (papas, papas y más papas), pero la baja de peso fue insignificante y eso me mantuvo bastante pesimista durante un buen tiempo...

Haciéndome la valiente.

Seguí buscando dietas y llegué a la que ahora mantengo, que es la llamada LCHF (Low Carb High Fat) y que es una variante de la dieta ketogénica que popularizó el doctor Atkins. La dieta LCHF fue creada acá en Suecia y es bastante popular, con buenos resultados y bastante investigación detrás, pero que le da duro al espíritu amante de las papas de los suecos y es recibida con poco entusiasmo por aquellas personas que crecieron creyendo en el "comer todo con moderación" y el "corre más, come menos". Ésta es la única dieta que ha mantenido ciertos rasgos típicos del SOP relativamente a raya (mi cara está libre de acné, no tengo tanto vello como otras pacientes, menstrúo más de un par de veces al año, el cabello no se me cae tanto comparado a otros casos y tengo la presión arterial muy baja, cosa que es rarísima en gente con este síndrome), pero ni siquiera con eso fui capaz de bajar de peso de manera significativa, así que en ese cuestionamiento me hallaba la navidad pasada cuando llegó el punto de quiebre de toda esta situación y me vi obligada a que otro galeno me mirara las partes nobles. 

Ovarios explosivos.

La navidad, como puse en mi sitio web, no estuvo marcada por la felicidad. Con los regalos tan lindos que recibí por parte de mi suegra, creo que alcancé el nivel máximo de aguante y sentí - literalmente - que se me reventaba un ovario. El dolor no fue el típico de la menstruación, sino que era punzante y muy marcado hacia la derecha, lo cual me hizo sospechar mil cosas y quedarme callada (seee, así de tonta se pone una a veces, jajajaja!) hasta que empecé a botar sangre en días que no eran los correctos. Obvio que me asusté y llamé al consultorio (me dieron hora para el año siguiente, jajajaja!), me vio mi doctor de cabecera y me empezó literalmente a acribillar a preguntas mientras me hacía las pruebas para descartar infecciones varias. Le dije que el ginecólogo en Chile me había dicho que tenía quistes y que debía tomar anticonceptivos y él me respondió que me iba a enviar a un especialista en una clínica privada porque los de la atención pública no eran lo suficientemente buenos en estos casos y yo realmente estaba de urgencia, así que eso hizo y terminé yendo a la clínica más high class en la que he estado en mi vida, jajaja!

El diagnóstico.

El doctor que me atendió era bastante al grano, leyó mi historial de una y empezó a explicarme paso por paso el porqué de mis problemas (mis menstruaciones son muy fuertes debido a que mis períodos son especialmente largos y acumulo sangre como loca, la cual no se puede expulsar de buena manera debido a múltiples factores), aclarando también que mis síntomas sí coincidían con un quiste de ovario reventado y que habría que hacer otra ecografía vaginal para ver qué tal estaba todo lo demás en el departamento de "partes nobles" de la Comandante Sakenne. Esta vez no dolió tanto como la anterior - creo que fue porque el doctor iba avisando cuando movía la sonda - así que me entretuve mirando el techo. Iba de lo más bien mirando el techo cuando veo que la sonda se inclina bastante hacia la izquierda y el doctor rompe su cara de póker para fruncir el ceño mientras miraba la pantalla. "Mierda, me pillaron un huevo de alien", me dije yo, mientras la sonda se movía hacia la derecha y el doc fruncía aún más el ceño. Me imaginé cualquier cosa, desde miomas hasta un fósil escondido entre mis preciadas partes bajas, y probablemente puse tal cara de susto que fue suficiente para que el doctor abriese la boca y empezara con su diagnóstico.

-   Estás bien, tu útero está normal.
-  Mi útero no es lo que me preocupa. Por qué tengo todos estos síntomas, entonces?
- Sucede que tienes un desequilibrio hormonal que hace que tu cuerpo no funcione como corresponde. Vístete y te explico con más detalles.

Me vestí, entré de nuevo a la oficina y el doctor se puso a explicarme que - efectivamente - tengo SOP. La cantidad de quistes, me dijo, indica que mis hormonas están bastante desequilibradas y que es por eso que no me pudo dar medicamentos como metformina (que es uno de los que se usa en estos casos para perder peso y ganar cierto balance) como primera opción. "Es necesario que compensemos tu falta de hormonas femeninas y tu exceso de hormonas masculinas mediante anticonceptivos, porque de otro modo seguirás con dolores y menstruaciones pesadas", fue lo que me dijo y me dio los anticonceptivos más hardcore que pilló, jajajajaja! Le conté lo que me pasó en Chile y le dije la composición de las otras pastillas, ante lo cual respondió que el otro doctor fue bastante irresponsable y que esas pastillas estaban dentro de las que él ni loco me hubiera recomendado, jajajajaja! Antes de irme me explicó cómo se tomaban estas pastillas, que siguiera comiendo como siempre y que en tres meses volviera para que me revisara nuevamente :)

Qué hacer con el SOP?

Primero que todo, hay que aclarar que el SOP es una condición permanente de origen indeterminado y que no tiene cura. El desequilibrio hormonal está ahí para quedarse y sigue contigo hasta que te mueras, a pesar que muchos crean que se acaba con la menopausia, o sea que los quistes de la Comandante Sakenne se irán con ella y su banana a explorar galaxias desconocidas por la eternidad, jajajaja! Sé de la infinidad de tratamientos que hay para abordarlo (siendo la metformina uno de los más populares) y por eso no me sorprendió que el doctor me recomendase anticonceptivos combinados para compensar un poco el desastre que se desencadenó después de mi primer tratamiento, ya que es la opción más lógica en un caso como el mío. 

Se dice que el cuadro mejora bastante si bajas un poco de peso, pero eso es bastante difícil de hacer si tu caso es severo, no hay ayuda profesional y no te metes en algún tipo de tratamiento establecido. Los casos más suaves pueden mantenerse a raya con un cambio de dieta, pero yo soy Comandante y todo lo que me compete es grande, así que necesito mis pastillitas o se me va a reventar todo adentro, jajajajajaja! Ayer empecé a tomarlas y no he sentido gran cosa salvo un dolor de cabeza enorme que fue causado por otro factor (estoy dejando de tomar Coca Cola Zero porque también me afecta a nivel hormonal), mi humor no parece verse afectado de mala manera (de hecho, estoy de mejor humor XD) y mi nivel de energía es el típico que tengo cuando menstrúo (baaaajo, jajaja!). En cuanto a la alimentación, voy a seguir las indicaciones médicas y no cambiaré mi dieta (a lo más voy a intercalarla con días en los que no consumiré lácteos, pero eso es todo), así que mis pasteles sin azúcar y sin gluten seguirán alegrándome el día :) El ejercicio no es una preocupación demasiado grande en este momento (hago bastante), pero sí voy a aumentar un poco la cantidad de Pilates y Yogalates cuando me sienta un poco más compensada y no me ande quedando dormida por los rincones ;) 

Eso sería todo por hoy! Como prometí, ésta va a ser la tónica de mi blog de ahora en adelante... hablar de ovarios, jajajajajaja! Nah, broma, voy a escribir los viernes o sábados e iré intercalando lo típico con actualizaciones de mi estado, recetas a prueba de hormonas disparadas o descubrimientos locos. Espero que tengan un fin de semana como corresponde, que no les exploten los ovarios y que se cuiden, miren que demoré muchos años de puro terca que soy y me tuvo que doler hasta el alma para dignarme a ir al doctor, buaaa!

Saludines saltarines y hasta la próxima!!!

Yo, para variar! =3
  

Wednesday, March 02, 2016

Cortitos de Sakenne II: cambio de planes!

Holis, caracolis! Acá les escribe vuestra querida Comandante Sakenne para comunicarles que he tomado una decisión. No, no pienso cerrar el blog, así que vayan guardando la torta y los globos! La decisión trata de algo que va por una dirección completamente opuesta: de ahora en adelante, postearé al menos una vez a la semana y comenzaré este sábado con una nueva serie que iré intercalando con las Crónicas Enlatadas. No les diré el nombre de la serie aún, pero es un tanto más informativa/seria/o seriamente desquiciada dentro de un contexto en particular y no tan dispersa como lo que suelo hacer siempre, así que preparaos para lo peorrr!!!

Se preguntarán el porqué del cambio, y les responderé lo mismo que le he venido diciendo a mis otras seis personalidades durante la última hora: es hora de dedicarle más tiempo a lo que me gusta (lo quiera el resto de la gente o no, jajajajaja!), o sea, es otra manera que tengo de darme un gusto en el siempre bipolar y nada de divertido día a día sueco. Hay gente que entrena para desestresarse, así que esto es más o menos lo mismo (bue, exceptuando por la falta de sudor asociada a escribir, jajaja!).

Como algunos saben, también tengo un sitio web donde nada más me quejo como una soberana loca XD, mientras que el blog sigue una tónica más bien constante con un estilo definido. Pensé que con el ad-lib del sitio web me iba a conformar, pero me está pasando justo lo contrario y me temo que la sensación de insatisfacción que me invade al no poder postear de todo a todas horas ha llegado a límites insoportables, es por eso que he decidido que mi blog merece su cuota de cariño y "añuñú" y nuevo contenido de manera regular y constante :)

Eso es todo por hoy, mis bellos y bellas! Espero que esta semana esté plagada de experiencias lindas y no tengan que andar casi rostizando el panel solar platanoso como me ha pasado con tanto movimiento que he tenido (y seguiré teniendo, ya que mañana me toca estar en un lugar a las 7 de la madrugada y yo soy de las que se duerme a las 5, ugh!). Nos vemos en el próximo post este sábado y de ahí me tendrán jodiéndoles la existencia con una puntualidad de reloj suizo!

Hasta la próxima!

Yo, para variar =)