Saturday, March 05, 2016

Oh my SOP!, parte I: de huevos explosivos y mil cosas más.

Holis, caracolis! Acá les escribe vuestra querida Comandante Sakenne, a bordo de su banana nuevamente con Wifi operativa y con un poquito de sueño debido a que me desperté a las tantas con una migraña de proporciones bíblicas, uuugh! Como les dije en el post anterior, hoy doy comienzo a mi nueva sección del blog y la he bautizado como "Oh my SOP!" por algo. No, no es que haya escrito mal (sé inglés desde hace más de 20 años), sino que es un juego inocente de palabras que fusiona la típica frase gringa "Oh my God/Gosh" y el SOP, que es el Síndrome de Ovario Poliquístico y fiel acompañante de vuestra nada de humilde servidora. Nada de OMG para mí, es más bien OMSOP, jajajajajaja!!!

Cómo empezó la odisea enquistada. 

Yo supe que probablemente tenía SOP hace 7 años, en mi única visita al ginecólogo en Chile. Después de someterme a la tortura de hacerme una ecografía vaginal con la misma delicadeza que un ballet de elefantes, me soltó así no más que tenía "unos quistes" y que era necesario que consumiera pastillas anticonceptivas (me dio unas llamadas Femelle 20). Yo le dije con cara de cualquier cosa que tomaba una pastilla que interrumpía la acción de las Femelle y que mejor me diera otra cosa, pero me miró con una cara de "a ver, quién es el doctor?" y me dijo que no habría problema alguno. No es necesario decir que sí que hubo problemas (sangrados, ataques de pánico, etc.), así que me vi obligada a parar el consumo y desde ese momento empecé a engordar, engordar y seguir engordando hasta el punto de pasar de la talla de niños a la talla plus en menos de dos meses. Hubo cambio de dieta? En parte sí, porque pasé de comer a la chilena a comer a la sueca, pero eso no es suficiente como para inflarse de esa manera, no creen?

Debido a que quedé completamente traumada con la experiencia del ginecólogo en Chile (y también porque aún tomaba mis otras pastillas), intenté bajar de peso y controlar los síntomas de manera individual. Me sometí a dietas muy estrictas, ayuné durante largos períodos de tiempo, comí restringido en calorías y demases y nada (N A D A) me hizo perder un solo gramo durante mucho tiempo. También fui al gimnasio durante horas unas cuantas veces a la semana, caminaba 6 kilómetros de una vez y hasta corrí durante unos meses, pero el resultado era el mismo cada vez: no sólo no perdía peso, sino que ganaba más si me salía un poco del protocolo. Pasé por todo lo posible en cuanto a alimentación hasta que llegué a una dieta que se llama GI y que intenta controlar el índice glicémico de modo que las curvas de azúcar en la sangre no sean tan dramáticas y que la insulina secretada (que es el gran problema aquí) no termine por el techo. Con esa dieta me fue más o menos bien, empecé a cambiar un poco mi visión sobre los alimentos en general y - lo más importante - aprendí a cocinar más allá de lo típico que se sirve acá (papas, papas y más papas), pero la baja de peso fue insignificante y eso me mantuvo bastante pesimista durante un buen tiempo...

Haciéndome la valiente.

Seguí buscando dietas y llegué a la que ahora mantengo, que es la llamada LCHF (Low Carb High Fat) y que es una variante de la dieta ketogénica que popularizó el doctor Atkins. La dieta LCHF fue creada acá en Suecia y es bastante popular, con buenos resultados y bastante investigación detrás, pero que le da duro al espíritu amante de las papas de los suecos y es recibida con poco entusiasmo por aquellas personas que crecieron creyendo en el "comer todo con moderación" y el "corre más, come menos". Ésta es la única dieta que ha mantenido ciertos rasgos típicos del SOP relativamente a raya (mi cara está libre de acné, no tengo tanto vello como otras pacientes, menstrúo más de un par de veces al año, el cabello no se me cae tanto comparado a otros casos y tengo la presión arterial muy baja, cosa que es rarísima en gente con este síndrome), pero ni siquiera con eso fui capaz de bajar de peso de manera significativa, así que en ese cuestionamiento me hallaba la navidad pasada cuando llegó el punto de quiebre de toda esta situación y me vi obligada a que otro galeno me mirara las partes nobles. 

Ovarios explosivos.

La navidad, como puse en mi sitio web, no estuvo marcada por la felicidad. Con los regalos tan lindos que recibí por parte de mi suegra, creo que alcancé el nivel máximo de aguante y sentí - literalmente - que se me reventaba un ovario. El dolor no fue el típico de la menstruación, sino que era punzante y muy marcado hacia la derecha, lo cual me hizo sospechar mil cosas y quedarme callada (seee, así de tonta se pone una a veces, jajajaja!) hasta que empecé a botar sangre en días que no eran los correctos. Obvio que me asusté y llamé al consultorio (me dieron hora para el año siguiente, jajajaja!), me vio mi doctor de cabecera y me empezó literalmente a acribillar a preguntas mientras me hacía las pruebas para descartar infecciones varias. Le dije que el ginecólogo en Chile me había dicho que tenía quistes y que debía tomar anticonceptivos y él me respondió que me iba a enviar a un especialista en una clínica privada porque los de la atención pública no eran lo suficientemente buenos en estos casos y yo realmente estaba de urgencia, así que eso hizo y terminé yendo a la clínica más high class en la que he estado en mi vida, jajaja!

El diagnóstico.

El doctor que me atendió era bastante al grano, leyó mi historial de una y empezó a explicarme paso por paso el porqué de mis problemas (mis menstruaciones son muy fuertes debido a que mis períodos son especialmente largos y acumulo sangre como loca, la cual no se puede expulsar de buena manera debido a múltiples factores), aclarando también que mis síntomas sí coincidían con un quiste de ovario reventado y que habría que hacer otra ecografía vaginal para ver qué tal estaba todo lo demás en el departamento de "partes nobles" de la Comandante Sakenne. Esta vez no dolió tanto como la anterior - creo que fue porque el doctor iba avisando cuando movía la sonda - así que me entretuve mirando el techo. Iba de lo más bien mirando el techo cuando veo que la sonda se inclina bastante hacia la izquierda y el doctor rompe su cara de póker para fruncir el ceño mientras miraba la pantalla. "Mierda, me pillaron un huevo de alien", me dije yo, mientras la sonda se movía hacia la derecha y el doc fruncía aún más el ceño. Me imaginé cualquier cosa, desde miomas hasta un fósil escondido entre mis preciadas partes bajas, y probablemente puse tal cara de susto que fue suficiente para que el doctor abriese la boca y empezara con su diagnóstico.

-   Estás bien, tu útero está normal.
-  Mi útero no es lo que me preocupa. Por qué tengo todos estos síntomas, entonces?
- Sucede que tienes un desequilibrio hormonal que hace que tu cuerpo no funcione como corresponde. Vístete y te explico con más detalles.

Me vestí, entré de nuevo a la oficina y el doctor se puso a explicarme que - efectivamente - tengo SOP. La cantidad de quistes, me dijo, indica que mis hormonas están bastante desequilibradas y que es por eso que no me pudo dar medicamentos como metformina (que es uno de los que se usa en estos casos para perder peso y ganar cierto balance) como primera opción. "Es necesario que compensemos tu falta de hormonas femeninas y tu exceso de hormonas masculinas mediante anticonceptivos, porque de otro modo seguirás con dolores y menstruaciones pesadas", fue lo que me dijo y me dio los anticonceptivos más hardcore que pilló, jajajajaja! Le conté lo que me pasó en Chile y le dije la composición de las otras pastillas, ante lo cual respondió que el otro doctor fue bastante irresponsable y que esas pastillas estaban dentro de las que él ni loco me hubiera recomendado, jajajajaja! Antes de irme me explicó cómo se tomaban estas pastillas, que siguiera comiendo como siempre y que en tres meses volviera para que me revisara nuevamente :)

Qué hacer con el SOP?

Primero que todo, hay que aclarar que el SOP es una condición permanente de origen indeterminado y que no tiene cura. El desequilibrio hormonal está ahí para quedarse y sigue contigo hasta que te mueras, a pesar que muchos crean que se acaba con la menopausia, o sea que los quistes de la Comandante Sakenne se irán con ella y su banana a explorar galaxias desconocidas por la eternidad, jajajaja! Sé de la infinidad de tratamientos que hay para abordarlo (siendo la metformina uno de los más populares) y por eso no me sorprendió que el doctor me recomendase anticonceptivos combinados para compensar un poco el desastre que se desencadenó después de mi primer tratamiento, ya que es la opción más lógica en un caso como el mío. 

Se dice que el cuadro mejora bastante si bajas un poco de peso, pero eso es bastante difícil de hacer si tu caso es severo, no hay ayuda profesional y no te metes en algún tipo de tratamiento establecido. Los casos más suaves pueden mantenerse a raya con un cambio de dieta, pero yo soy Comandante y todo lo que me compete es grande, así que necesito mis pastillitas o se me va a reventar todo adentro, jajajajajaja! Ayer empecé a tomarlas y no he sentido gran cosa salvo un dolor de cabeza enorme que fue causado por otro factor (estoy dejando de tomar Coca Cola Zero porque también me afecta a nivel hormonal), mi humor no parece verse afectado de mala manera (de hecho, estoy de mejor humor XD) y mi nivel de energía es el típico que tengo cuando menstrúo (baaaajo, jajaja!). En cuanto a la alimentación, voy a seguir las indicaciones médicas y no cambiaré mi dieta (a lo más voy a intercalarla con días en los que no consumiré lácteos, pero eso es todo), así que mis pasteles sin azúcar y sin gluten seguirán alegrándome el día :) El ejercicio no es una preocupación demasiado grande en este momento (hago bastante), pero sí voy a aumentar un poco la cantidad de Pilates y Yogalates cuando me sienta un poco más compensada y no me ande quedando dormida por los rincones ;) 

Eso sería todo por hoy! Como prometí, ésta va a ser la tónica de mi blog de ahora en adelante... hablar de ovarios, jajajajajaja! Nah, broma, voy a escribir los viernes o sábados e iré intercalando lo típico con actualizaciones de mi estado, recetas a prueba de hormonas disparadas o descubrimientos locos. Espero que tengan un fin de semana como corresponde, que no les exploten los ovarios y que se cuiden, miren que demoré muchos años de puro terca que soy y me tuvo que doler hasta el alma para dignarme a ir al doctor, buaaa!

Saludines saltarines y hasta la próxima!!!

Yo, para variar! =3